Ir al contenido principal

La pintora solitaria #Cuento

.craig / Foter / CC BY-NC-ND

Pareciese que nunca había sido feliz; que nunca hubiese sonreído libremente. 

Alba pasaba desapercibida en el gran restaurante, a pesar de ser la pastelera de uno de los restaurantes de postín de su ciudad. 
Menuda, rubia, de un blanco de piel que podríamos calificar de pálido, labios finos, ojos claros pero discretos.
Discreta.... esa es la definición perfecta para ella, una personita discreta.

Sus compañeros conjeturaban sobre su vida, pero nadie sabía nada a ciencia cierta. 
Nunca se le veía con prisa por salir, no hablaba de su familia, ni de sus aventuras o amores, ni de sus amigas o amigos. No hablaba por teléfono con nadie y, aunque era correcta con todo el mundo, nunca había sido social con el personal.

Pero eso era en su vida "de fuera", como le gustaba llamarla. Esa vida que servía para pagar las facturas; la que le convertía en una persona "normal"; la que había estudiado; la que le aportaba una rutina de la que huir.

Pero ella tenía una vida "de dentro", dentro de su casa, de sus rincones favoritos, de su soledad, en la que era feliz. 
En esa vida, ella era pintora.
Pintaba con muy buena técnica, y más o menos arte. 
Aunque se esforzaba por hacerlo cada vez mejor, siempre que presentaba una pintura a algún entendido, se encontraba con muchas críticas, argumentadas desde sus conocimientos y con una coincidencia que no entendía: "Le falta alma"

Se sentía bien pintando, ella encontraba sus pinturas bonitas, bien hechas. A su parecer, no tenía nada que ver el alma, el alma estaba en los ojos de los que miraban sus pinturas. 

En su soledad, Alba se sentía bien, no la cambiaba por nada del mundo. 
Si le apetecía bailar, bailaba; si le apetecía dormir, dormía; si le apetecía gritar, gritaba; si le apetecía compañía, salía y la encontraba. No era nada difícil para una mujer como ella. 

Llegó un nuevo jefe de cocina, un chico algo más joven que ella. Seguro de si mismo, guapo, culto, simpático, carismático. Con ganas de darle un giro moderno al restaurante.

Desde el inicio, se fijó en ella. Le decía que su labor como pastelera era vital, le regalaba los oídos, le motivaba a encontrar nuevas formas de presentación. Y ella empezó a creer.

Sin darse cuenta, cómo si hubiese perdido parte de la memoria, se encontró una mañana con el jefe en su cama, dando una excusa muy pobre a una mujer que seguramente sabía de su infidelidad.

Alba lo sabía, sabía que eso que tenía con ese tipo no llegaría a nada importante. No era el primero, y seguramente, no sería el último. Pero este tenía algo especial. 
Le estaba haciendo sentir; le hacía creer; le hacía querer. 
En el trabajo empezó a disfrutar de su creatividad, empezó a hacer postres ya no sólo sabrosos, si no visualmente deliciosos. 
Comenzó a tener una vida social, a querer charlar con sus compañeros, a reír sinceramente. Pero no bajaba la guardia. Sabía que acabaría pronto, y esa consciencia le ayudaba a disfrutar de ese momento de la forma más intensa que conocía.

Pintó, pintó y pintó en sus momentos de soledad. Pintó sus sentimientos, pintó lo que veía, pintó lo que oía. 
Y encontró un filón creativo.

Pero llegó el día. Ese día en el que el joven jefe encontró otra a la que regalar sus encantos. El día en el que escuchó la misma excusa que había oído, dirigida a la mujer de su jefe. 

Y ese día, Alba, encontró eso que tanto le habían dicho los entendidos. Encontró su alma. 
Fue consciente de su fuerza, de su personalidad, de su autenticidad y pintó un cuadro. 
Un autoretrato, con una sonrisa. Sin más, sin fondo, sin adornos, sin color. 
Se fue a una galería y solicitó una opinión experta. Curiosamente la opinión de la experta en arte fue:
"Vaya, es todo alma.... Quizás le falta un poco de técnica, pero es bueno, muy bueno"

Alba no expuso sus obras en esa galería, ni en ninguna. 
Ha decidido que su vida, la de dentro y la de fuera, es muy rica. Y encuentra una gran satisfacción al ver a su jefe creyendo que ha sido su salvador. 
Aunque le agradece ese pinchazo de realidad, que oportunamente vino con él. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Moda playa #curvasplayeras

Hola mundo¡¡¡ Siguiendo con el movimiento de #curvaspatrias y siendo una de las #mujeresrealestodas hoy me voy a atrever a mostrarme con un toque divertido en bañador. Aquellos que me conocen, ya saben que soy muy tímida, pero también saben que supero mi timidez para esos momentos importantes, y reconozco que últimamente me resulta mucho más fácil encontrar esos momentos... (estoy en una edad muy mala ;) ) Y esta entrada en concreto se la quiero dedicar a mi gente que me anima y me ve guapa, (la mayoría de veces me ven mucho mejor de lo que me veo yo) y a aquell@s que se sorprenden de que me atreva con estas fotos. Besos mundo¡¡ El momento morros más divertido jajajaja Y para aquell@s que quieren ver más modelos, opciones y opiniones os dejo unos enlaces de más blogs participantes en esta semana... www.curvasg.com   http://www.youtube.com/user/SrtaInvertida    www.esunmonmagic.blogspot.com   www.gabinetepsicontigo.es/cosesycosetes  

#HoySoy YO

Me llamaban rebelde, de pequeña. No sé porqué Ya que nunca fui de esas rebeldes que se encaran a nadie, no tenía el valor suficiente para hacerlo.  Era de esas rebeldes que parece que obedecen, pero acaban haciendo lo que quieren. Así... discretamente.  Es algo innato, un toque de supervivencia imagino.  Cada uno crece y evoluciona como puede, o como le dejan.  Ya adolescente, aprendí a usar mis "armas de mujer", que ahora, visto en la distancia, suena taaaan feo...  La verdad es que nunca me he declarado abiertamente feminista. Ni bisexual, ni escritora, ni sincera, ni tantas cosas que soy.  Supongo que porque no he tenido la necesidad de hacer ese tipo de declaraciones.  Pero será por la edad, o por la seguridad en mí misma, que me ha costado más de cuarenta años conseguir, que ahora no me importa hacerlas.  Sigue sin ser una necesidad, pero ya no guardo mi ser en la intimidad de mi familia y amigxs.  Quizás también tenga mucho que ver, el tener a mi lado

Fuegos

No me gusta el fuego. Soy de esas personas a las que nunca les ha gustado jugar con fuego, ni los petardos, ni las bengalas, así que soy de esas personas a las que la verbena de San Juan no tiene más significado que pasarla en casa con las ventanas bien cerradas. Pero hay algo que procuro no perderme todos los años (desde hace ya 12) y es final de la fiesta mayor de Llinars del Valles. Con mis hijas vamos a seguir los " correfocs " que es un tipo de baile interpretado por " els diables " en los que los valientes, se atreven a danzar junto a ellos mientras las chispas de fuego llueven sobre sus cabezas. Logicamente, nosotras disfrutamos del espectaculo desde "la barrera". Para finalizar el espectaculo, "els diables" preparan al Drag de Llinars con los mejores fuegos y le hacen danzar junto a los "diables" y a los que desean bailar al ritmo de los tambores mientras el fuego les rodea y el humo nubla la visión. Para finalizar la f