Ir al contenido principal

Ser mujer negra en España, gracias Desirée

No soy una mujer blanca.

Por mi nacimiento, en Perú, soy lo que personas que me quieren mucho denominan "panchi". Sí, aunque sea algo que dicen con todo el cariño del mundo, molesta mucho.

El caso es que llevo en Catalunya desde antes de tener conciencia, por lo que cuando alguien me pregunta de dónde soy, siempre digo que soy "de aquí". Me miran raro, con suspicacia, pero son pocos los que se atreven a preguntar mucho más.
Si alguien insiste, y digo que nací en Perú, me encuentro con paridas del tipo "pues hablas muy bien el catalán" o "¿Y cómo se habla allí?" a lo que normalmente suelto alguna respuesta jocosa del tipo "en cambio tu no, para ser de aquí" o "pues pronunciando una palabra detrás de otra...".

He sufrido el racismo, aunque según a quien le cuentes "nada grave", porque no he recibido ninguna paliza por el color de mi piel. Han sido más bien microracismos, unas cuantas paradas de la policía en mi juventud, y me han cantado la canción del ColaCao unas cuantas veces en mi niñez, y unas muchas "anécdotas".

Así que supongo que es por eso, por lo que, al leer el libro de Desirée Bela-Lobedde "Ser mujer negra en España", me he revuelto mucho. Me ha dolido, me ha escocido, y me ha hecho sentir menos "dramática".

Gracias, Desirée.

No soy una mujer negra.

Para mí, no existían las personas negras españolas, hasta que cumplí los 11 años y me mudé al Prat de Llobregat y conocí a Susana. Pero tenía lógica, porque su madre y su padre eran de "fuera".

No éramos amigas, y nunca me molesté en saber de ella, para mí era otra niña más.

Si lo analizo, en toda mi vida, apenas he tenido contacto con personas racializadas, y en especial con personas negras.

Por lo que no he tenido ni idea de qué les preocupa, les molesta, les gusta, los motivos por los que llevan turbante, o cómo es su cabello. Nadie me lo ha explicado, y yo no he tenido esa curiosidad.

Lo que sí he tenido han sido comportamientos racistas, chistes (terribles, vistos en la distancia), actidudes, prejuicios...

Supongo que sin darme cuenta, o sin importarme, he hecho a otros lo que me dolía que me hicieran a mí, y eso me "ayudó a ser socialmente mejor aceptada". Es una mierda, y lo siento.

Siento haber tenido que esperar a conocer a Desirée para interesarme y observarme. Para darme cuenta de que cometo esos microracismos y los tengo "normalizados".

Gracias, Desirée.

Gracias por tu sinceridad, por ser ese referente tan importante y necesario.
Gracias por esos toques de atención, para personas que, como yo, que no tenemos esa consciencia de que nuestra normalidad es dañina, podamos parar, reflexionar, y ser consecuentes con nuestros gestos y palabras.

No sé si te has leído el libro de Desirée, pero te lo recomiendo encarecidamente.
Creo que dice verdades como puños, de forma amena y sencilla.

Gracias, Desirée.

Puedes encontrarlo en librerías, y en Amazon

Comentarios

  1. Menuda entrada más personal y sentida... Muchas gracias por abrirte así con nosotros y contar tu experiencia. Y sí, en España seguimos teniendo este tipo de actitudes internalizadas y deberíamos pararnos a reflexionar sobre cómo afectan a los demás. ¡Me lo apunto! ¡Muchas gracias por la reseña y por la valentía!

    Nos vemos entre páginas
    La vida de mi silencio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Sí, realmente es muy personal y sentida, no podía ser de otra manera. No sabría escribir una reseña a este libro, sin desnudarme un poco con ello.

      Un abrazo y feliz día¡

      Eliminar

Publicar un comentario

Siempre se agradece un comentario, siéntete libre de opinar :)

Entradas populares de este blog

LA TELEOPERADORA DEL BANCO SANTANDER.

Debo dinero. Voy con retraso en los pagos de la hipoteca, que tengo en el Banco Santander, porque el "iluminado" del director de mi oficina no hizo bien su trabajo (o no sabe utilizar la calculadora) y cuando se suponía que me iba a ayudar a solucionar un problema, me metió en otro peor.
Desde hace unos meses, me llama unas 20 veces al día, el departamento de recobros del Santander. Al principio les contestaba, les explicaba la situación, les indicaba el día en que podría hacer un ingreso, etc. Siempre con la amabilidad que me carácteriza. Entre otras cosas, porque entiendo que es su trabajo y se supone que no hay nada personal en su llamada.
Después de encontrarme con varias teleoperadoras de lo más borde, maleducadas y groseras que no solo no atendían a razones, si no que además se molestaban en tratarme como si yo fuera una vividora y mala persona. Dejé de cogerles el teléfono a pesar de que empiezan las llamadas a las 8 de la mañana y la última llamada es sobre …

#OrigiReto2018 febrero. El hombre del maletín.

Hola¡¡ 

Este es mi historia del #OrigiReto2018 en el que participo. Si quieres saber de lo que hablo, lo encuentras aquí: #OrigiReto2018
Esta vez he elegido: Crea un relato que suceda en una carretera durante la noche.
Espero que te guste... 


Leyre no era una novata como otras. Se había criado en un camión, en brazos de su madre, y acompañando siempre que podía a su padre. Conocía las carreteras como pocos, y encontraba el placer de la soledad del conductor en cada uno de los kilómetros recorridos.
Curiosamente su padre se había disgustado mucho, cuando le comentó que se estaba sacando el carnet de tráiler. No lo esperaba de él, que siempre le había apoyado en todas sus aventuras. Y en cambio, su madre, que por motivos de salud tuvo que dejar de acompañar a su padre, le insistió en hacer de algo que le encantaba, su profesión.
— No tienes ni idea de la cantidad de peligros que puedes encontrarte en la carretera. En especial, siendo mujer. — había sentenciado su padre. Esa coletilla el “en…