Ir al contenido principal

#HoySoy Elena, profesora de literatura con alzeimer

Todavía no entiendo porqué mi madre me obliga a estar en este lugar tan horrible. No me dejan salir fuera, y ya tengo edad más que suficiente para poder salir sola.

La señora Paquita me dice que estoy enferma, y que por eso no puedo salir. Pero me miente.
Me dan unas pastillas que no sirven para nada. Me duelen las piernas y las manos.

A veces creo que soy una vieja, encerrada en el cuerpo de una chica de veinticinco años.
Vaya, esta frase me gusta, voy a escribir un poco más de mi novela.

Cuando me ponga mejor, y recupere mis clases, tengo mucho material con el que trabajar.
Mis alumnos estarán encantados de todo lo que les he preparado.

Voy a ser una profesora diferente, quiero motivarles, quiero que amen la literatura tanto o más que yo. Y voy a hacer de mis clases, un nido para escritores. ¡Sí! Estoy entusiasmada... Hoy estoy deseando poder escribir un poco más...

— ¡Señora Paquita! Vaya susto que me ha dado....—
— Venga Elena, nos vamos al baño, ¿Cómo te encuentras hoy?—
La señora Paquita me trata con cuidado, aunque a veces es muy dura, una sargento que no me permite salir. Y la odio por eso. Pero otras veces, me deja que utilice mi máquina de escribir en el jardín, y la quiero por eso.
— Bien señora Paquita, hoy me siento muy bien, y hace bueno.... —
— Uixxx ¿Eso es una petición para salir a escribir al jardín?—
— Me gustaría, sí...—
— Bueno, pues entonces vamos a bañarte rápidamente, para que puedas aprovechar el día, ¿Vale?—
— ¡Sí! Gracias..—
— Recuerda que hoy es día de visitas... ¿Serás amable?—
Ahí está la trampa... Tendré que soportar a esas personas que se acercan a mí, como si fuese un animalito del zoo. Me miran raro, y me tratan como si nos conociéramos de toda la vida... ¡Y esperan que los soporte tooodo el tiempo!
— Claro señora Paquita, seré amable, siempre lo soy...—
— Bueno, pero hoy lo serás más, ¿Verdad? Vienen unos niños pequeños, y no queremos que se asusten.... —
— Los niños pequeños no me gustan...—
— Venga Elena... ¿Cómo puedes decir eso? ¡Eres maestra!—
— Pero soy maestra de jóvenes. Jóvenes deseosos de aprender, de adquirir esos conocimientos..—
— Bueno, ya estás bien limpita y abrazable. Lo único que te pido es que seas amable, ¿De acuerdo?—
— De acuerdo señora Paquita.—


Ya están aquí las visitas, ya me interrogan cómo si me conociesen... cómo me fastidia este día.
En especial esa niña pequeña, que además es una mal educada, se atreve a llamarme abuela....
No dejan que me concentre en mi escritura.
Adoro escribir en mi Lettera. Lleva conmigo apenas un año, pero parece que lleve cuarenta. Falla a menudo algunas teclas.
O son mis manos....
Dios mío, mis manos... claro que me duelen. La artrosis tiene mis dedos deformes y por eso me fallan las manos al escribir...
Levantar la vista y ver a mi familia...
— Mis niñas... Mis hermosas niñas... ¡Qué guapas estáis!— Necesito abrazarlas, fuerte, que no se me vuelvan a olvidar... — No,,,, no lloréis por favor. Aixxx mi preciosa Anita... ven pequeña, Ven con la yaya...—
¿Porqué me pasa esto? ¿Porqué no las había recordado? Mira que guapas están... y tan mayores...
No hago más que pasar de mano en mano, abrazos y más abrazos. Esto no lo puedo olvidar... por favor, si hay algo ahí arriba.... no me permitas volver a olvidarlos....

Odio los días de visita. No sé para que vienen esas personas, si luego salen llorando... No lo entenderé nunca.
Aunque hoy, esa niña pequeña, me ha dado la mano, y me ha dado un pequeño muñeco. Qué dulce...


Comentarios

Entradas populares de este blog

LA TELEOPERADORA DEL BANCO SANTANDER.

Debo dinero. Voy con retraso en los pagos de la hipoteca, que tengo en el Banco Santander, porque el "iluminado" del director de mi oficina no hizo bien su trabajo (o no sabe utilizar la calculadora) y cuando se suponía que me iba a ayudar a solucionar un problema, me metió en otro peor.
Desde hace unos meses, me llama unas 20 veces al día, el departamento de recobros del Santander. Al principio les contestaba, les explicaba la situación, les indicaba el día en que podría hacer un ingreso, etc. Siempre con la amabilidad que me carácteriza. Entre otras cosas, porque entiendo que es su trabajo y se supone que no hay nada personal en su llamada.
Después de encontrarme con varias teleoperadoras de lo más borde, maleducadas y groseras que no solo no atendían a razones, si no que además se molestaban en tratarme como si yo fuera una vividora y mala persona. Dejé de cogerles el teléfono a pesar de que empiezan las llamadas a las 8 de la mañana y la última llamada es sobre …

#HoySoy YO

Me llamaban rebelde, de pequeña. No sé porqué

Ya que nunca fui de esas rebeldes que se encaran a nadie, no tenía el valor suficiente para hacerlo. 
Era de esas rebeldes que parece que obedecen, pero acaban haciendo lo que quieren. Así... discretamente. 

Es algo innato, un toque de supervivencia imagino. 

Cada uno crece y evoluciona como puede, o como le dejan. 

Ya adolescente, aprendí a usar mis "armas de mujer", que ahora, visto en la distancia, suena taaaan feo... 

La verdad es que nunca me he declarado abiertamente feminista. Ni bisexual, ni escritora, ni sincera, ni tantas cosas que soy. 
Supongo que porque no he tenido la necesidad de hacer ese tipo de declaraciones. 

Pero será por la edad, o por la seguridad en mí misma, que me ha costado más de cuarenta años conseguir, que ahora no me importa hacerlas. 

Sigue sin ser una necesidad, pero ya no guardo mi ser en la intimidad de mi familia y amigxs. 

Quizás también tenga mucho que ver, el tener a mi lado a unas grandes mujeres, que…

La pintora solitaria #Cuento

.craig / Foter / CC BY-NC-ND
Pareciese que nunca había sido feliz; que nunca hubiese sonreído libremente. 

Alba pasaba desapercibida en el gran restaurante, a pesar de ser la pastelera de uno de los restaurantes de postín de su ciudad. 
Menuda, rubia, de un blanco de piel que podríamos calificar de pálido, labios finos, ojos claros pero discretos.
Discreta.... esa es la definición perfecta para ella, una personita discreta.

Sus compañeros conjeturaban sobre su vida, pero nadie sabía nada a ciencia cierta. 
Nunca se le veía con prisa por salir, no hablaba de su familia, ni de sus aventuras o amores, ni de sus amigas o amigos. No hablaba por teléfono con nadie y, aunque era correcta con todo el mundo, nunca había sido social con el personal.

Pero eso era en su vida "de fuera", como le gustaba llamarla. Esa vida que servía para pagar las facturas; la que le convertía en una persona "normal"; la que había estudiado; la que le aportaba una rutina de la que huir.

Pero ella tenía…