Ir al contenido principal

Derecho a la mediocridad

Me considero una mujer creativa, aunque no llamativa. 

Me gusta hacer cosas diferentes, probar nuevos caminos, rutas desconocidas. Tener ideas locas, o jugar con lo que me rodea. 

Amo jugar. 

Me gusta darle la vuelta a lo que veo, a lo que oigo, a lo que siento, y encontrar perspectivas diferentes en todo. 

Y quien me conoce, lo sufre sabe. Aunque no me gusta llamar demasiado la atención. Quizás, porque no lo necesito. Quizás, porque mi timidez me lo impide. Quizás... ves a saber....

Y no soy la única. Por suerte, me encuentro cada día con personas de lo más creativas. Personas que, sin darse cuenta, dibujan las historias "normales", de forma que pueden escribirse como grandes novelas. 
Personas que, disfrutando de algo que les llena, encuentran un modo diferente de ser "normales". 

Personas a las que admiro profundamente, debo decir. 

Pero hoy, no quiero hablar de esas personas. 
Hoy quiero hablar, de esas otras personas a las que no se les tiene en cuenta. 
Hoy quiero hablar de aquellos que son felices siendo mediocres. 

Sí. La creatividad está muy bien vista. Muy valorada de "puertas afuera". Pero en la realidad, su hermana modosa, la mediocridad, es la fuerte de la casa. 

La mediocridad es el pan de cada día. Es la excusa para ser "normal". 

Y ¿sabes qué? Que pienso que sí. Que hay que romper una lanza por los mediocres. 
Por aquellos que luchan por su derecho a la mediocridad. Aunque a veces hayan sacrificado a personas creativas en su necesidad de "normalidad". 

Porque ¿quién soy yo para decir a nadie cómo debe ser? 
¿Quién es nadie, para hacer destacar a quien no quiere destacar "de esa manera"? 
¿Quién puede pretender, que un mediocre rompa con su rutina?

Que sí, que es muy bonito eso de ser creativo, pero "los clientes no lo entienden" "resta profesionalidad" "habrá a quien no le guste". Y si no, que se lo digan a personitas creativas que decidieron darse a conocer, como puede ser Picasso (por poner un ejemplo rápido).

Hay que defender el derecho a la mediocridad. A ser lo que se cree que se espera que sea. 
Debemos entender que ser mediocre no es malo, es simplemente ser mediocre. 
Que hay muchos pecados en el mundo, y ser mediocre, no es uno de ellos. 

Y que quien quiere ser mediocre, tiene sus motivos, y sus recompensas. 

Porque ser mediocre, un día de estos, se pondrá de moda.... ya verás. 



Comentarios

Entradas populares de este blog

Moda playa #curvasplayeras

Hola mundo¡¡¡ Siguiendo con el movimiento de #curvaspatrias y siendo una de las #mujeresrealestodas hoy me voy a atrever a mostrarme con un toque divertido en bañador. Aquellos que me conocen, ya saben que soy muy tímida, pero también saben que supero mi timidez para esos momentos importantes, y reconozco que últimamente me resulta mucho más fácil encontrar esos momentos... (estoy en una edad muy mala ;) ) Y esta entrada en concreto se la quiero dedicar a mi gente que me anima y me ve guapa, (la mayoría de veces me ven mucho mejor de lo que me veo yo) y a aquell@s que se sorprenden de que me atreva con estas fotos. Besos mundo¡¡ El momento morros más divertido jajajaja Y para aquell@s que quieren ver más modelos, opciones y opiniones os dejo unos enlaces de más blogs participantes en esta semana... www.curvasg.com   http://www.youtube.com/user/SrtaInvertida    www.esunmonmagic.blogspot.com   www.gabinetepsicontigo.es/cosesycosetes  

#HoySoy YO

Me llamaban rebelde, de pequeña. No sé porqué Ya que nunca fui de esas rebeldes que se encaran a nadie, no tenía el valor suficiente para hacerlo.  Era de esas rebeldes que parece que obedecen, pero acaban haciendo lo que quieren. Así... discretamente.  Es algo innato, un toque de supervivencia imagino.  Cada uno crece y evoluciona como puede, o como le dejan.  Ya adolescente, aprendí a usar mis "armas de mujer", que ahora, visto en la distancia, suena taaaan feo...  La verdad es que nunca me he declarado abiertamente feminista. Ni bisexual, ni escritora, ni sincera, ni tantas cosas que soy.  Supongo que porque no he tenido la necesidad de hacer ese tipo de declaraciones.  Pero será por la edad, o por la seguridad en mí misma, que me ha costado más de cuarenta años conseguir, que ahora no me importa hacerlas.  Sigue sin ser una necesidad, pero ya no guardo mi ser en la intimidad de mi familia y amigxs.  Quizás también tenga mucho que ver, el tener a mi lado

Fuegos

No me gusta el fuego. Soy de esas personas a las que nunca les ha gustado jugar con fuego, ni los petardos, ni las bengalas, así que soy de esas personas a las que la verbena de San Juan no tiene más significado que pasarla en casa con las ventanas bien cerradas. Pero hay algo que procuro no perderme todos los años (desde hace ya 12) y es final de la fiesta mayor de Llinars del Valles. Con mis hijas vamos a seguir los " correfocs " que es un tipo de baile interpretado por " els diables " en los que los valientes, se atreven a danzar junto a ellos mientras las chispas de fuego llueven sobre sus cabezas. Logicamente, nosotras disfrutamos del espectaculo desde "la barrera". Para finalizar el espectaculo, "els diables" preparan al Drag de Llinars con los mejores fuegos y le hacen danzar junto a los "diables" y a los que desean bailar al ritmo de los tambores mientras el fuego les rodea y el humo nubla la visión. Para finalizar la f