Ir al contenido principal

Carta al "triste"

Hola triste, 

Te he visto esta mañana, en la oficina del "paro".
Con esa mirada tan sombría,  que no sabía si sentarme y hacer lo que venía a hacer, o ir a por un dulce para ver si te alegraba el día. 

Pero tenía que hacer cosas,  y me decidí por lo primero.
Sentarme frente a ti, y sentir tu desgana, tu aburrida pasividad,  tu penosa desmotivación.
Y sorprenderme ante tu falta profesionalidad,  que cosas, pensaba que al entrar en materia, aún con tu mirada triste, pedirías lo que necesitabas, me facilitarías la información necesaria,  algo...

Aguantarme la risa (estaba más animada que tú), cuando al preguntarte qué había firmado, me contestaste "un documento", así, sin pestañear. 

Ojo, que te entiendo. 
Entiendo que tu trabajo puede ser frustrante, que ves cada día a personas preocupadas, agobiadas, tristes, por la pérdida de su empleo, por su futuro.
Entiendo que cada día,  haciendo lo mismo, convirtiéndote en una parte más de ese escritorio frío y descorazonador,  quema a cualquiera. 

Pero también entiendo, que trabajas con personas.  Que nadie te pide que seas unas castañuelas ante la preocupación de los demás.
Una sonrisa, unas respuestas claras, y un poco de sangre, a la hora de comunicar los procedimientos,  pueden ayudar a esas personas,  a entender y relajarse,  y poder enfrentar la situación un poco mejor.

Quizás es que te vi antes del segundo café,  ese que unido al primero,  te devuelve el alma al cuerpo. 
Quizás es que tenías un mal día,  de esos que ya te levantas con mal pie.
Quizás es que no estás acostumbrado a las preguntas. 
Quizás soy yo...

Aún así,  pensando en que habrán personas mucho más tristes que tu,  y que deban esperar de ti una señal de que no todo es una mierda, te pido, no, te ruego, que pruebes a ensayar una sonrisa de vez en cuando...

A mi, me funciona. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

LA TELEOPERADORA DEL BANCO SANTANDER.

Debo dinero. Voy con retraso en los pagos de la hipoteca, que tengo en el Banco Santander, porque el "iluminado" del director de mi oficina no hizo bien su trabajo (o no sabe utilizar la calculadora) y cuando se suponía que me iba a ayudar a solucionar un problema, me metió en otro peor.
Desde hace unos meses, me llama unas 20 veces al día, el departamento de recobros del Santander. Al principio les contestaba, les explicaba la situación, les indicaba el día en que podría hacer un ingreso, etc. Siempre con la amabilidad que me carácteriza. Entre otras cosas, porque entiendo que es su trabajo y se supone que no hay nada personal en su llamada.
Después de encontrarme con varias teleoperadoras de lo más borde, maleducadas y groseras que no solo no atendían a razones, si no que además se molestaban en tratarme como si yo fuera una vividora y mala persona. Dejé de cogerles el teléfono a pesar de que empiezan las llamadas a las 8 de la mañana y la última llamada es sobre …

#HoySoy YO

Me llamaban rebelde, de pequeña. No sé porqué

Ya que nunca fui de esas rebeldes que se encaran a nadie, no tenía el valor suficiente para hacerlo. 
Era de esas rebeldes que parece que obedecen, pero acaban haciendo lo que quieren. Así... discretamente. 

Es algo innato, un toque de supervivencia imagino. 

Cada uno crece y evoluciona como puede, o como le dejan. 

Ya adolescente, aprendí a usar mis "armas de mujer", que ahora, visto en la distancia, suena taaaan feo... 

La verdad es que nunca me he declarado abiertamente feminista. Ni bisexual, ni escritora, ni sincera, ni tantas cosas que soy. 
Supongo que porque no he tenido la necesidad de hacer ese tipo de declaraciones. 

Pero será por la edad, o por la seguridad en mí misma, que me ha costado más de cuarenta años conseguir, que ahora no me importa hacerlas. 

Sigue sin ser una necesidad, pero ya no guardo mi ser en la intimidad de mi familia y amigxs. 

Quizás también tenga mucho que ver, el tener a mi lado a unas grandes mujeres, que…

La pintora solitaria #Cuento

.craig / Foter / CC BY-NC-ND
Pareciese que nunca había sido feliz; que nunca hubiese sonreído libremente. 

Alba pasaba desapercibida en el gran restaurante, a pesar de ser la pastelera de uno de los restaurantes de postín de su ciudad. 
Menuda, rubia, de un blanco de piel que podríamos calificar de pálido, labios finos, ojos claros pero discretos.
Discreta.... esa es la definición perfecta para ella, una personita discreta.

Sus compañeros conjeturaban sobre su vida, pero nadie sabía nada a ciencia cierta. 
Nunca se le veía con prisa por salir, no hablaba de su familia, ni de sus aventuras o amores, ni de sus amigas o amigos. No hablaba por teléfono con nadie y, aunque era correcta con todo el mundo, nunca había sido social con el personal.

Pero eso era en su vida "de fuera", como le gustaba llamarla. Esa vida que servía para pagar las facturas; la que le convertía en una persona "normal"; la que había estudiado; la que le aportaba una rutina de la que huir.

Pero ella tenía…