Ir al contenido principal

Injusticias cotidianas

Las injusticias existen, las veo todos los días a mi alrededor.

Y no, no me refiero a la televisión, a esas noticias que se reparten con voz de pesar, alguna que otra imagen y cambio rápido a una noticia peor del extranjero, para hacernos sentir "afortunados". De ese vicio, consumo extremadamente poco.

Me refiero a esas injusticias que están tan de moda, tanto, que las aceptamos como algo normal. Han pasado a formar parte de nuestro paisaje, y ya no las vemos.

Las colas de personas en los lugares que se reparte comida, con carritos de la compra para poder cargar lo que se les pueda donar, con criaturas, con dolor, con vergüenza...
Aquellos que llevan el carrito del supermercado, lleno de cartones que van recogiendo de las tiendas o de la basura.

Esas personas que parecen que pasean, pero sólo se mueven de un lado de la calle a otro, dan una vuelta a la manzana, y se sientan en un banco, porque no tienen dónde ir. Hasta que llega la noche, y buscan un lugar cerrado, o cubierto.

Esas personas que con una carpeta en la mano, arreglados "de domingo", con esa mirada de temor, decepción y una pizca de esperanza. Que veo entrando en todos los comercios de la zona, e intuyo que lo que llevan en la mano son sus currículum.

Esas personas que se sientan en la cafetería, piden un café y cuentan los céntimos con el temor de no llevar lo suficiente. O que esperan a que alguien se levante de la mesa, y se sientan en el lugar antes de que pase el camarero, para poder coger la galletita de cortesía que tantos dejan....

Esas personas que intentamos pasar desapercibidos, como si todo fuese bien. Como si no hubiesen temores que nos quiten el sueño. 

Esos, que pasean tranquilamente y se atreven a juzgar a quienes la puta crisis ha hundido en la miseria.
Esos, que aprovechan la situación para forzar la dignidad de las personas.
Esos, que hacen oídos sordos, al sollozo de quien ya no puede llorar.

Todas esas personas, forman parte de las injusticias de ese día a día, que nos regala la cúpula pensante de este país. 

Y es curioso, que viendo esas injusticias, teniéndolas tan cerca, parezcan tan normales.

La gente, las personas, gracias a estas injusticias, parece que estamos reaccionando y retomando la vieja costumbre del apoyo mutuo. Pero todavía queda mucho por hacer, quedan muchas desconfianzas por superar, y queda una esperanza.
La esperanza de que superemos esa insensibilidad hacia nuestro prójimo.
Porque, por si alguien no se ha dado cuenta, mañana podemos estar en su lugar....

Comentarios

  1. Y la verdad es que ese lugar llega más pronto de lo que uno cree y llega sin tan siquiera avisar. A todos de una manera u otra nos arrastra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Niagara, es una de esas cosas que siempre pensamos "Eso a mi no me pasa" "A saber cómo se ha gastado el dinero..." y tantas cosas más...

      Pero siempre hay quien, dentro de sus posibilidades, arrima el hombro. Eso es algo que también pasa...
      Un beso. :*

      Eliminar

Publicar un comentario

Siempre se agradece un comentario, siéntete libre de opinar :)

Entradas populares de este blog

LA TELEOPERADORA DEL BANCO SANTANDER.

Debo dinero. Voy con retraso en los pagos de la hipoteca, que tengo en el Banco Santander, porque el "iluminado" del director de mi oficina no hizo bien su trabajo (o no sabe utilizar la calculadora) y cuando se suponía que me iba a ayudar a solucionar un problema, me metió en otro peor.
Desde hace unos meses, me llama unas 20 veces al día, el departamento de recobros del Santander. Al principio les contestaba, les explicaba la situación, les indicaba el día en que podría hacer un ingreso, etc. Siempre con la amabilidad que me carácteriza. Entre otras cosas, porque entiendo que es su trabajo y se supone que no hay nada personal en su llamada.
Después de encontrarme con varias teleoperadoras de lo más borde, maleducadas y groseras que no solo no atendían a razones, si no que además se molestaban en tratarme como si yo fuera una vividora y mala persona. Dejé de cogerles el teléfono a pesar de que empiezan las llamadas a las 8 de la mañana y la última llamada es sobre …

#OrigiReto2018 febrero. El hombre del maletín.

Hola¡¡ 

Este es mi historia del #OrigiReto2018 en el que participo. Si quieres saber de lo que hablo, lo encuentras aquí: #OrigiReto2018
Esta vez he elegido: Crea un relato que suceda en una carretera durante la noche.
Espero que te guste... 


Leyre no era una novata como otras. Se había criado en un camión, en brazos de su madre, y acompañando siempre que podía a su padre. Conocía las carreteras como pocos, y encontraba el placer de la soledad del conductor en cada uno de los kilómetros recorridos.
Curiosamente su padre se había disgustado mucho, cuando le comentó que se estaba sacando el carnet de tráiler. No lo esperaba de él, que siempre le había apoyado en todas sus aventuras. Y en cambio, su madre, que por motivos de salud tuvo que dejar de acompañar a su padre, le insistió en hacer de algo que le encantaba, su profesión.
— No tienes ni idea de la cantidad de peligros que puedes encontrarte en la carretera. En especial, siendo mujer. — había sentenciado su padre. Esa coletilla el “en…

#OrigiReto2018 Enero 1 / El día que una chiquilla acabó con un genocidio en potencia

Este es un post para el #OrigiReto2018 en el que quiero participar. Aunque es el primero, y ya estoy descalificada. Pero es que me he lanzado a escribir, y cuando me he dado cuenta tenía 2000 palabras escritas. Y claro, he recortado, pero me sigo pasando de palabras. Y creo que si resumo más, o recorto más, dejará de gustarme. Y oye, pues que quiero que me guste, aunque quiero que también te guste a ti. 

Si quieres saber de lo que hablo, tienes toda la información aquí: 
#OrigiReto2018l


—Hoy os voy a contar la historia más importante de nuestra historia moderna. Aunque resulta que yo tengo información privilegiada, porque conocí a alguien que estuvo en ese preciso momento. Así que si me dejáis, os lo voy a contar de la misma manera en la que me lo contaron a mí. ¿De acuerdo?

Atenúo las luces. En ese instante, ya no estoy en la sala con ellos, estoy en el salón de mi casa, sentada a los pies de mi abuela en su butacón favorito. 

Siempre risueña, siempre rebelde. Mi padre trayéndole una taza…