Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2012

Me hacen mayor¡¡¡¡

Si,  No es que me haga mayor, es que me hacen.
¿Cómo? Sencillo, crecen.
En un mes exactamente, cumplo 40 años. Y me hace mucha ilusión :) (en serio) Como digo, me gusta la idea de ser "una cuarentona" porque me siento genial.
Pero hay algo que sí me hace mayor, mis niñas. Ya he comentado que tengo 3 hijas. La mayor ha cumplido 17 años y mola eso de decir: - "Si, mi mayor tiene 17"- Porque normalmente te contestan: -"¿17? Pero eres joven..."- (mira que me gustan esas respuestas :P)  Decir que mi mediana tiene 13 años también mola. Es lo que tiene ser mami de una "believer" y saber más que ella de tecnología (de momento)
Y luego está mi chiqui, la pequeña de la familia, esa princesita que parece que nunca crece.  La bebita de la casa, que reconoce que tiene el "sindrome de Peter Pan" (curioso que sepa el significado de ese síndrome) y que hace que eso de crecer sea un proceso muuuuyyy lento.
Pero todo llega, y hoy mi princesita chiquitin…

Me pregunto...

Si aquello que hoy me hace sentir mal, mañana me hará bien. Si el saber me hace más sensible, Si la sensibilidad duele o es la madurez, Si la madurez fortalece o es el dolor, Si el dolor se intensifica o es el sentimiento, Si el sentimiento llega o debo buscarlo, Si lo busco y si lo encuentro... Si lo sabré identificar, Si me hará sentir bien....

Lo he escrito oyendo esto... 


<p>SiIs</p>
Si creo que es la madurez, y me gusta.....

Ya no "tajunto"

La niñez es muy divertida con eso de los amigos. Cuando no te apetece jugar solo buscas a alguien con quien jugar, y si mola, repites. Cuando eres amiga, lo eres a muerte y para toda la vida. O hasta que tu madre te llama para ir a cenar.
Al pasar a la adolescencia, las amigas son tu mejor apoyo, tu mejor descanso, tu mejor guía, tu familia. Aunque es cierto que es una edad muy complicada (hablo con conocimiento de causa por mí, y por mis hijas) y que cuando se quiere, se quiere mucho. Pero es muy fácil pasar del amor al odio. Y que la mejor de tus amigas, pase a ser el enemigo número 2 (el enemigo número 1, en esta edad es tu madre)
Empiezan las disputas por los pretendientes, la confusión de sentimientos, los choques con las amigas que precisamente quieren lo mismo que tú.... 
Dejamos el pavo y pasamos a esa etapa en la que la amistad está bien, siempre y cuando se adapte a nosotras. En la que aumenta la calidad de la amistad y en la que aprendemos a reducir "compromisos" …