Ir al contenido principal

La loba y la zorra

Hubo una vez en un bosque junto a una playa, que se encontraron una loba y una zorra.
Se miraron de soslayo, porque tenían otras cosas en las que pensar, y siguieron su camino.

Pasado el tiempo, mucho tiempo, volvieron a coincidir en un río en el que los animales del bosque solían ir a beber.

Se miraron como si fuesen amigas de toda la vida. Sabían que se conocían, que tenían algo que las unía, aunque no sabían qué podía ser.

La zorra comenzó a charlar, contaba historias de tramperos y cazadores que la acechaban constantemente.
La loba disfrutaba de esas historias, de su lucha por la supervivencia, de sus tretas para escapar y salir victoriosa de las diferentes trampas. Le admiraba.

La loba también contaba sus historias, de como dirigía su manada, de cómo enseñaba a sus cachorros a evitar los cazadores, de cómo los había burlado en alguna ocasión y de cómo salvó la vida al escapar de una trampa.
La zorra le prestaba toda su atención. Le admiraba.

Habiendo ya oscurecido, una rata que había estado pendiente de ellas, se acercó sigilosamente.
Al ver que tanto la zorra como la loba se habían percatado de su presencia, se atrevió a hablar: "Hablais mucho de vosotras, pero no del daño que seguro que habéis hecho. De los animales a los que habéis devorado sin saber de su vida. Soys peligrosas y por eso los cazadores os persiguen."

La loba le dió la espalda, esa rata no tenía nada que hacer. 
La zorra le dijo a la rata: "Para ser tan pequeña eres muy valiente. O quizás muy idiota al decir algo así a quien puede destrozarte de una dentellada"

A lo que la rata le contestó: "No digo nada que no sea verdad. Todos sabemos que los lobos son asesinos, que matan el ganado, no saben cuidar a sus crías y aparentan ser perros, pero los humanos los saben reconocer. Y todo el mundo sabe que los zorros matan las gallinas, son una plaga y aunque parecen perros tampoco los querrán nunca los humanos."

En ese momento la zorra y la loba se miraron, sabían lo que íban a hacer sin hablar.
La loba pisó la cola de la rata y la zorra le piso los bigotes.
Y le dijo la loba: "Mi amiga zorra, por si no te has dado cuenta, no necesita ser perro, no necesita a los humanos, porque su inteligencia le permite ser libre aún con plagas como tú"
Y la zorra continuó: "Mi amiga loba no quiere ser perro porque su manada necesita de su inteligencia y su libertad vale demasiado para acercarse a los humanos" 

Y la dejaron ir. La rata huyó gritando improperios. 
Al poco escucharon un golpe seco, y al acercarse la loba y la zorra vieron a la rata muerta presa en una trampa.

Esta historia tiene moraleja, y es que por mucho que la sociedad "sepa" de nosotras, por mucho que nos etiqueten y se den el lujo de decirnos las verdades, nuestra libertad, aquello que nos define, es lo que nos debe importar. (Que de ratas hay demasiadas :P )

Y lógicamente está dedicado. tqm y lo sabes ;)

Comentarios

Publicar un comentario

Siempre se agradece un comentario, siéntete libre de opinar :)

Entradas populares de este blog

LA TELEOPERADORA DEL BANCO SANTANDER.

Debo dinero. Voy con retraso en los pagos de la hipoteca, que tengo en el Banco Santander, porque el "iluminado" del director de mi oficina no hizo bien su trabajo (o no sabe utilizar la calculadora) y cuando se suponía que me iba a ayudar a solucionar un problema, me metió en otro peor.
Desde hace unos meses, me llama unas 20 veces al día, el departamento de recobros del Santander. Al principio les contestaba, les explicaba la situación, les indicaba el día en que podría hacer un ingreso, etc. Siempre con la amabilidad que me carácteriza. Entre otras cosas, porque entiendo que es su trabajo y se supone que no hay nada personal en su llamada.
Después de encontrarme con varias teleoperadoras de lo más borde, maleducadas y groseras que no solo no atendían a razones, si no que además se molestaban en tratarme como si yo fuera una vividora y mala persona. Dejé de cogerles el teléfono a pesar de que empiezan las llamadas a las 8 de la mañana y la última llamada es sobre …

#OrigiReto2018 febrero. El hombre del maletín.

Hola¡¡ 

Este es mi historia del #OrigiReto2018 en el que participo. Si quieres saber de lo que hablo, lo encuentras aquí: #OrigiReto2018
Esta vez he elegido: Crea un relato que suceda en una carretera durante la noche.
Espero que te guste... 


Leyre no era una novata como otras. Se había criado en un camión, en brazos de su madre, y acompañando siempre que podía a su padre. Conocía las carreteras como pocos, y encontraba el placer de la soledad del conductor en cada uno de los kilómetros recorridos.
Curiosamente su padre se había disgustado mucho, cuando le comentó que se estaba sacando el carnet de tráiler. No lo esperaba de él, que siempre le había apoyado en todas sus aventuras. Y en cambio, su madre, que por motivos de salud tuvo que dejar de acompañar a su padre, le insistió en hacer de algo que le encantaba, su profesión.
— No tienes ni idea de la cantidad de peligros que puedes encontrarte en la carretera. En especial, siendo mujer. — había sentenciado su padre. Esa coletilla el “en…

#OrigiReto2018 Enero 1 / El día que una chiquilla acabó con un genocidio en potencia

Este es un post para el #OrigiReto2018 en el que quiero participar. Aunque es el primero, y ya estoy descalificada. Pero es que me he lanzado a escribir, y cuando me he dado cuenta tenía 2000 palabras escritas. Y claro, he recortado, pero me sigo pasando de palabras. Y creo que si resumo más, o recorto más, dejará de gustarme. Y oye, pues que quiero que me guste, aunque quiero que también te guste a ti. 

Si quieres saber de lo que hablo, tienes toda la información aquí: 
#OrigiReto2018l


—Hoy os voy a contar la historia más importante de nuestra historia moderna. Aunque resulta que yo tengo información privilegiada, porque conocí a alguien que estuvo en ese preciso momento. Así que si me dejáis, os lo voy a contar de la misma manera en la que me lo contaron a mí. ¿De acuerdo?

Atenúo las luces. En ese instante, ya no estoy en la sala con ellos, estoy en el salón de mi casa, sentada a los pies de mi abuela en su butacón favorito. 

Siempre risueña, siempre rebelde. Mi padre trayéndole una taza…