Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2012

caca, culo, pedo, pis

Ya, lo sé. Vaya título¡¡¡

Es curioso, pero eso era de lo peor que podíamos decir cuando era pequeña (es que ya voy para los 40)
En cambio ahora, los niños tienen un amplio vocabulario soez. No saben su significado, muchos no saben ni tan siquiera decir su dirección completa (porque no levantan un palmo del suelo) pero gritan GILIPOLLAS con una facilidad plasmosa.

Y lo más llamativo es que a los papis les haga gracia.

Pero bueno, imagino que en ese sentido, estoy desfasada.
Así que algo que sonaba tan punk hace 30 años, ahora es demasiado infantil... :P

La voluntad de ayudar

Cada día nos cruzamos con héroes y heroínas "de andar por casa"
Son personas en apariencia "normales", ese vecino que saluda al salir del ascensor como una exhalación, esa mami que toma el café en la puerta del colegio, esa maestra que exige tanto en las matemáticas, ese cartero que conoce tu nombre, la carnicera graciosa del super....
Me gusta llamarles hérores, porque para mí lo son. Aunque si hablo con cualquiera de ellos, normalmente me encuentro que no se sienten así.  Ayudan, y mucho, pero no esperan una dedicatoria, ni una medalla, ni tan solo que se sepa que hacen lo que hacen.  Son felices cuando, con su ayuda, alguien se encuentra mejor, empieza a ver una salida a su problema o le regala una sonrisa.
Tengo la gran suerte de conocer a algunos/as de estos héroes, he tenido la fortuna de contar con ayuda de otros en los momentos más difíciles de mi vida, y creo que es vital su filantropía para que el mundo pueda ser un lugar mejor.
A aquellos que estuvieron…

#piensoenalto

Hola¡¡
Por norma suelo utilizar mi blog para lanzar al exterior mi opinión, mis sentimientos, mis pensamientos. Pero desde hace un tiempo, aunque es y será siempre así, reconozco que me cuesta cada vez más abrir una entrada nueva y no gritar "... un par de frescas de las mías" ( como tango hace poco ;) 
Creo que la ira es parte de nosotros. Que también tiene una función importante en nuestro caracter y en nuestra forma de relacionarnos con el mundo.
Y aunque me puedo poner como un ogro en un momento dado, normalmente es un sentimiento que me dura poco.
No me gusta estar enfadada, me cansa muy rápido ese estado y, aunque desahogaré mi ira en petit comité, seguro que se me pasa pronto.
Espero estar pronto por aquí con nuevas ideas y chorradas de las mías para contar.
Besitos¡¡¡¡