Ir al contenido principal

Mujer XXL

Todos los que me conocen saben que soy gorda.

Entre esas personas están las que me quieren como soy, con todo lo que me falta y con lo que me sobra.

Pero también hay personas a las que mi aspecto, mi sobrepeso les ofende, les resulta molesto.

Para mí eso nunca ha sido un problema, me siento bien siendo somo soy, con mis días malos en los que me ponga lo que me ponga no me veo bien, y días buenos (la mayoría) en los que me siento la mujer más guapa del reino ;)

Lo que ocurre, y a lo que viene esta entrada, es que todavía me sorprende ver la cara de desaprobación de algunas personas. Por mí, o por algo que me concierna. Mientras leo a algunas de mis nuevas inspiraciones, blogueras de talla grande. Mujeres a las que admiro y con las que me siento identificada en mucho.

Hay personas bellísimas con la talla 38 (y algunas son buenas amigas mías) pero también hay personas grandes no solo en talla, si no en personalidad, bellas y estupendas.

Me sorprende que exista a mi alrededor gente con esa actitud. 
He mostrado tanto a mis hijas que la felicidad no tiene nada que ver con la talla que uses. 
Para ellas soy su mayor ejemplo por tener un marido que me adora casi tanto como yo a él, por tener buenas y buenos amigos, por tenerlas a ellas tan preciosas y estupendas, que reconozco que me ha "picado" ese gesto.

También me doy cuenta de que hay mucho idiota suelto, pero con esos no puedo hacer nada más que ignorarlos, o escribir esta entrada :P

Y en cualquier caso, seguir disfrutando de mi vida.


Comentarios

  1. A ignorarlos se ha dicho! me pareces una mujer con mucha personalidad y muy segura de sí misma, haces bien, esa es la actitud, que te entre por un oído y te salga por el otro.Cada uno vale lo que uno mismo se hace valer, y la gente con comentarios, gestos, miradas o burlas pierde valor, aunque no lo sepa, aunque no lo vea. Un millón de besos y ánimo! muacks!

    ResponderEliminar
  2. Ya me contaras que te ha pasado cielo!!! hay que ir a matar a alguien? jijiiji...Lo mejor, a palabras necias, oídos sordos...es muy fácil juzgar sin saber, sin saber lo que has tenido que luchar toda tu vida, sin saber si tu peso va ligado a una enfermedad (eso lo digo por mi...)la gente ve, opina, juzga...no pregunta ni se interesa por saber ni mucho menos por conocer, por eso nunca van a saber lo que se pierden teniendo una amiga a tu lado como tu, te quiero!!! Un besoteeeeeeeeeeeeee

    ResponderEliminar
  3. Yo alucino con la gente , se aburre tanto que no sabe ya ni que hacer! a ignorarlos pues claro que si! SU OPINIÓN NO IMPORTA!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias chicas, sois las mejores¡¡ :)

    ResponderEliminar
  5. Guapi, hay días tontos en los que cualquier comentario nos afecta. Seguro que te ha pillado en un momento de esos, ya sabes que no pasa nada, que la vida sigue y los malos ratos se olvidan! Un besoooo muy grande como nosotras !!!! jejejeje

    ResponderEliminar
  6. Mira, qué cosas, he llegado aquí por un link que encontré en Alexa tuyo compartiendo contenido de Nerdgasmo y me he encontrado con una chica fabulosa.

    Yo también he batallado como no tienes idea con el peso y mucho tiempo me volví retraída y tímida por eso, pero ahora, igual que tú, me siento la mujer más guapa y ya no me importa lo que los demás opinen.

    Me ha gustado mucho tu blog, sigue adelante y con la frente en alto siempre.

    Un abrazote desde México.

    ResponderEliminar
  7. Muchísimas gracias por tu comentario Zyanya, me ha echo mucha ilusión.

    Pásate por aquí cuando quieras, un beso muy grande :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Siempre se agradece un comentario, siéntete libre de opinar :)

Entradas populares de este blog

LA TELEOPERADORA DEL BANCO SANTANDER.

Debo dinero. Voy con retraso en los pagos de la hipoteca, que tengo en el Banco Santander, porque el "iluminado" del director de mi oficina no hizo bien su trabajo (o no sabe utilizar la calculadora) y cuando se suponía que me iba a ayudar a solucionar un problema, me metió en otro peor.
Desde hace unos meses, me llama unas 20 veces al día, el departamento de recobros del Santander. Al principio les contestaba, les explicaba la situación, les indicaba el día en que podría hacer un ingreso, etc. Siempre con la amabilidad que me carácteriza. Entre otras cosas, porque entiendo que es su trabajo y se supone que no hay nada personal en su llamada.
Después de encontrarme con varias teleoperadoras de lo más borde, maleducadas y groseras que no solo no atendían a razones, si no que además se molestaban en tratarme como si yo fuera una vividora y mala persona. Dejé de cogerles el teléfono a pesar de que empiezan las llamadas a las 8 de la mañana y la última llamada es sobre …

Ser mujer negra en España, gracias Desirée

No soy una mujer blanca.

Por mi nacimiento, en Perú, soy lo que personas que me quieren mucho denominan "panchi". Sí, aunque sea algo que dicen con todo el cariño del mundo, molesta mucho.

El caso es que llevo en Catalunya desde antes de tener conciencia, por lo que cuando alguien me pregunta de dónde soy, siempre digo que soy "de aquí". Me miran raro, con suspicacia, pero son pocos los que se atreven a preguntar mucho más.
Si alguien insiste, y digo que nací en Perú, me encuentro con paridas del tipo "pues hablas muy bien el catalán" o "¿Y cómo se habla allí?" a lo que normalmente suelto alguna respuesta jocosa del tipo "en cambio tu no, para ser de aquí" o "pues pronunciando una palabra detrás de otra...".

He sufrido el racismo, aunque según a quien le cuentes "nada grave", porque no he recibido ninguna paliza por el color de mi piel. Han sido más bien microracismos, unas cuantas paradas de la policía en mi juvent…

#OrigiReto2018 febrero. El hombre del maletín.

Hola¡¡ 

Este es mi historia del #OrigiReto2018 en el que participo. Si quieres saber de lo que hablo, lo encuentras aquí: #OrigiReto2018
Esta vez he elegido: Crea un relato que suceda en una carretera durante la noche.
Espero que te guste... 


Leyre no era una novata como otras. Se había criado en un camión, en brazos de su madre, y acompañando siempre que podía a su padre. Conocía las carreteras como pocos, y encontraba el placer de la soledad del conductor en cada uno de los kilómetros recorridos.
Curiosamente su padre se había disgustado mucho, cuando le comentó que se estaba sacando el carnet de tráiler. No lo esperaba de él, que siempre le había apoyado en todas sus aventuras. Y en cambio, su madre, que por motivos de salud tuvo que dejar de acompañar a su padre, le insistió en hacer de algo que le encantaba, su profesión.
— No tienes ni idea de la cantidad de peligros que puedes encontrarte en la carretera. En especial, siendo mujer. — había sentenciado su padre. Esa coletilla el “en…