Ir al contenido principal

EL cordialidad, de rebajas...

He tenido la ocasión de pasear y visitar unas tiendas "de alto standing".
Por desgracia mi presupuesto no me permite "ni oler" los productos de esas tiendas.

Bien, entré en una para interesarme por un bolso fantástico, y lo primero que pude observar era el "repaso rápido" que hizo la dependienta de mi persona. Como estaba de paseo y visita especial, me había arreglado un poco más de lo habitual, aunque no llevaba marca alguna reconocible.
Le debí parecer bien a la dependienta, porque de pronto se plantó a mi lado con una sonrisa muy agradable y siendo muy cortés, se ofreció a abrir el bolso, a mostrarme todos los recovecos del mismo, me instó a que me lo probara y en un último momento me soltó -"Y por solo 1.250€"-
En ese momento me dí cuenta que puedo jugar al poker y marcarme un farol como un piano, porque sonreí y le contesté, que esperaría a que lo trajesen un poco más grande....

Cuando salí de la tienda, la verdad es que el trato que me había dado esa dependienta, me había subido bastante la moral. Así que entré en un par más, y el trato era genial.
No eran "pelotas" eran agradables y cordiales. Y de haber tenido el dinero, me lo hubiese pulido sin pena.

Ayer me fuí de rebajas con mi hija mayor, y el trato fué muy diferente. Fuimos a un centro comercial y aunque no había mucha gente, las dependientas de la mayoría de las dependientas trabajaban con desidia.
Seguro que su sueldo no debe ser un aliciente, y que en lugar de atender a 20 personas al día, deben atender a 200, pero resulta tan triste.
Aunque tengo que decir, que una señora de los probadores, tenía tanto trabajo como simpatía.
Ahora la pregunta que me ronda. Las dependientas de las primeras tiendas, de haber sabido mi presupuesto ¿Hubiesen sido tan amables? y las de las tiendas de rebajas, de ir a comisión ¿Serían más amables?
¿Que piensas?

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA TELEOPERADORA DEL BANCO SANTANDER.

Debo dinero. Voy con retraso en los pagos de la hipoteca, que tengo en el Banco Santander, porque el "iluminado" del director de mi oficina no hizo bien su trabajo (o no sabe utilizar la calculadora) y cuando se suponía que me iba a ayudar a solucionar un problema, me metió en otro peor.
Desde hace unos meses, me llama unas 20 veces al día, el departamento de recobros del Santander. Al principio les contestaba, les explicaba la situación, les indicaba el día en que podría hacer un ingreso, etc. Siempre con la amabilidad que me carácteriza. Entre otras cosas, porque entiendo que es su trabajo y se supone que no hay nada personal en su llamada.
Después de encontrarme con varias teleoperadoras de lo más borde, maleducadas y groseras que no solo no atendían a razones, si no que además se molestaban en tratarme como si yo fuera una vividora y mala persona. Dejé de cogerles el teléfono a pesar de que empiezan las llamadas a las 8 de la mañana y la última llamada es sobre …

#HoySoy YO

Me llamaban rebelde, de pequeña. No sé porqué

Ya que nunca fui de esas rebeldes que se encaran a nadie, no tenía el valor suficiente para hacerlo. 
Era de esas rebeldes que parece que obedecen, pero acaban haciendo lo que quieren. Así... discretamente. 

Es algo innato, un toque de supervivencia imagino. 

Cada uno crece y evoluciona como puede, o como le dejan. 

Ya adolescente, aprendí a usar mis "armas de mujer", que ahora, visto en la distancia, suena taaaan feo... 

La verdad es que nunca me he declarado abiertamente feminista. Ni bisexual, ni escritora, ni sincera, ni tantas cosas que soy. 
Supongo que porque no he tenido la necesidad de hacer ese tipo de declaraciones. 

Pero será por la edad, o por la seguridad en mí misma, que me ha costado más de cuarenta años conseguir, que ahora no me importa hacerlas. 

Sigue sin ser una necesidad, pero ya no guardo mi ser en la intimidad de mi familia y amigxs. 

Quizás también tenga mucho que ver, el tener a mi lado a unas grandes mujeres, que…

La pintora solitaria #Cuento

.craig / Foter / CC BY-NC-ND
Pareciese que nunca había sido feliz; que nunca hubiese sonreído libremente. 

Alba pasaba desapercibida en el gran restaurante, a pesar de ser la pastelera de uno de los restaurantes de postín de su ciudad. 
Menuda, rubia, de un blanco de piel que podríamos calificar de pálido, labios finos, ojos claros pero discretos.
Discreta.... esa es la definición perfecta para ella, una personita discreta.

Sus compañeros conjeturaban sobre su vida, pero nadie sabía nada a ciencia cierta. 
Nunca se le veía con prisa por salir, no hablaba de su familia, ni de sus aventuras o amores, ni de sus amigas o amigos. No hablaba por teléfono con nadie y, aunque era correcta con todo el mundo, nunca había sido social con el personal.

Pero eso era en su vida "de fuera", como le gustaba llamarla. Esa vida que servía para pagar las facturas; la que le convertía en una persona "normal"; la que había estudiado; la que le aportaba una rutina de la que huir.

Pero ella tenía…