Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2011

Gente admirable

Hay personas famosas a las que admiramos por distintos motivos.

Pero hay un mundo de personas admirables a nuestro alrededor, en nuestro entorno directo, a las que hoy quiero dar un pequeño homenaje.

Admiro a una mujer increíble que, por amor en un principio y por miedo más tarde, pasó por una relación horrorosa en la que el maltrato estaba a la órden del día. Eso no es admirable.
Lo admirable es que en un momento dado, tuvo el valor y el coraje suficiente para decir NO. Tuvo la fuerza suficiente para cortar esa relación (con sus duras consequencias) y comenzar una nueva vida.
Decidió tener la suerte, de encontrar alguien que la mereciera y de hacer felices a los que de verdad la querían, consiguiendo ser feliz ella.
Y enfrentar la vida con una sonrisa y la cabeza bien alta.

Admiro a un hombre que tuvo el valor de enfrentarse a los que más quería por amor. Apostó por una persona que consideraba especial y cada día lo refuerza con paciencia, cariño y la fuerza de su corazón.

Admiro a u…

EL cordialidad, de rebajas...

He tenido la ocasión de pasear y visitar unas tiendas "de alto standing".
Por desgracia mi presupuesto no me permite "ni oler" los productos de esas tiendas.

Bien, entré en una para interesarme por un bolso fantástico, y lo primero que pude observar era el "repaso rápido" que hizo la dependienta de mi persona. Como estaba de paseo y visita especial, me había arreglado un poco más de lo habitual, aunque no llevaba marca alguna reconocible.
Le debí parecer bien a la dependienta, porque de pronto se plantó a mi lado con una sonrisa muy agradable y siendo muy cortés, se ofreció a abrir el bolso, a mostrarme todos los recovecos del mismo, me instó a que me lo probara y en un último momento me soltó -"Y por solo 1.250€"-
En ese momento me dí cuenta que puedo jugar al poker y marcarme un farol como un piano, porque sonreí y le contesté, que esperaría a que lo trajesen un poco más grande....

Cuando salí de la tienda, la verdad es que el trato que me hab…