Ir al contenido principal

Mamá fuera de horario laboral

Se han escrito ríos de tinta sobre la conciliación entre la vida familiar y la vida laboral.
Sobre lo bueno que es trabajar fuera de casa y lo horrible que es abandonar a tu prole.
Sobre lo genial que es ser una mami dedicada y lo penoso que es convertirse en una "maruja".

Pienso que por muchos estudios que hagan, que demuestran tanto lo uno como lo otro, no son más que opiniones.

Personalmente creo que es realmente difícil, aunque no imposible esa conciliación.
Soy madre de 3 preciosas y estupendas niñas. Fuí madre joven, con 21 años y durante 8 años me dediqué a ser mamá y mujer de.

Me encantaba estar con mis hijas, aunque a veces encontraba que necesitaba algo más.

Empecé a trabajar los fines de semana y festivos en una fábrica, para no dejar solas a mis pequeñas, y a quien dejé solo fué a mi marido. Pero la necesidad es lo que tiene.
Con ese pequeño trabajo, me empecé a sentir bien, aportaba un dinero en casa que era importante.
Y poco a poco el dinero se fué haciendo más necesario, así que para ampliar el aporte económico, fuí aumentando el horario laboral.

Hoy en día trabajo por dinero, pero también trabajo en un lugar que me gusta, haciendo cosas que me gustan, pero con la dolorosa espina de la falta de contacto con mi familia.


Me alegro mucho, muchísimo de haber podido disfrutar de ellas en su más tierna infancia, soy muy afortunada por ello. También disfruto del poco tiempo en el que nuestros horarios son "compatibles", pero no deja de ser muy duro, tanto el tener que pasar tantas horas apartada de ellas, como el que me guste mi trabajo.

Estoy convencida de que es posible encontrar opciones válidas para poder ser igual de productiva desde casa, o encontrar un horario más adecuado al de mis chikis.
Al igual que entiendo que para una empresa, supone un coste adicional ( y en muchos casos complicados de asumir), el poder proporcionar herramientas para trabajadores fuera de la oficina, o la contratación de personal para distintos turnos.

Como siempre, tod@s queremos lo mejor, pero lo mejor no es igual para tod@s...
Y tú, ¿Qué opinas?

Comentarios

  1. Yo creo que este país funciona muy mal en muchos aspectos, y uno de ellos es la conciliación laboro/familiar, no es normal salir a las 8:00 de la mañana de casa y no volver hasta las 19:30 horas de la tarde...
    Yo también trabajo por necesidad, sin mi sueldo mi familia no podría funcionar.
    Entre semana es horrible lo mucho que hecho a faltar a mi pequeño y lo que él me extraña a mi...
    Por eso digo que vamos muy por detrás del resto de países Europeos, en muchos sentidos...

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón Reina,
    El tema de horarios escolares/laborales y de ocio son complicados de conciliar en nuestro país.
    Pero tengo la esperanza que poco a poco, esto cambie y mejore.
    Es posible, solo hay que encontrar la manera ;)

    ResponderEliminar
  3. Estamos en la cola de Europa en muchos sentidos, salario minimo interprofesional, horarios, ayudas, becas etc...menos invertir y dar ayudas a gente que no se lo merece y mirar mas a por los del propio pais. Que por ello estamos como estamos.

    ResponderEliminar
  4. Hola,
    Efectivamente nuestro país tiene mucho por avanzar en muchas cosas.
    Aunque lo que comentas no es nuevo, cuando era pequeña (y de eso hace tiempo) mis padres hacías el mismo comentario.
    O el resto de Europa va muy rápido para nosotros, o vamos demasiado lento para el resto de Europa...
    Gracias por tu comentario

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Siempre se agradece un comentario, siéntete libre de opinar :)

Entradas populares de este blog

LA TELEOPERADORA DEL BANCO SANTANDER.

Debo dinero. Voy con retraso en los pagos de la hipoteca, que tengo en el Banco Santander, porque el "iluminado" del director de mi oficina no hizo bien su trabajo (o no sabe utilizar la calculadora) y cuando se suponía que me iba a ayudar a solucionar un problema, me metió en otro peor.
Desde hace unos meses, me llama unas 20 veces al día, el departamento de recobros del Santander. Al principio les contestaba, les explicaba la situación, les indicaba el día en que podría hacer un ingreso, etc. Siempre con la amabilidad que me carácteriza. Entre otras cosas, porque entiendo que es su trabajo y se supone que no hay nada personal en su llamada.
Después de encontrarme con varias teleoperadoras de lo más borde, maleducadas y groseras que no solo no atendían a razones, si no que además se molestaban en tratarme como si yo fuera una vividora y mala persona. Dejé de cogerles el teléfono a pesar de que empiezan las llamadas a las 8 de la mañana y la última llamada es sobre …

#HoySoy YO

Me llamaban rebelde, de pequeña. No sé porqué

Ya que nunca fui de esas rebeldes que se encaran a nadie, no tenía el valor suficiente para hacerlo. 
Era de esas rebeldes que parece que obedecen, pero acaban haciendo lo que quieren. Así... discretamente. 

Es algo innato, un toque de supervivencia imagino. 

Cada uno crece y evoluciona como puede, o como le dejan. 

Ya adolescente, aprendí a usar mis "armas de mujer", que ahora, visto en la distancia, suena taaaan feo... 

La verdad es que nunca me he declarado abiertamente feminista. Ni bisexual, ni escritora, ni sincera, ni tantas cosas que soy. 
Supongo que porque no he tenido la necesidad de hacer ese tipo de declaraciones. 

Pero será por la edad, o por la seguridad en mí misma, que me ha costado más de cuarenta años conseguir, que ahora no me importa hacerlas. 

Sigue sin ser una necesidad, pero ya no guardo mi ser en la intimidad de mi familia y amigxs. 

Quizás también tenga mucho que ver, el tener a mi lado a unas grandes mujeres, que…

La pintora solitaria #Cuento

.craig / Foter / CC BY-NC-ND
Pareciese que nunca había sido feliz; que nunca hubiese sonreído libremente. 

Alba pasaba desapercibida en el gran restaurante, a pesar de ser la pastelera de uno de los restaurantes de postín de su ciudad. 
Menuda, rubia, de un blanco de piel que podríamos calificar de pálido, labios finos, ojos claros pero discretos.
Discreta.... esa es la definición perfecta para ella, una personita discreta.

Sus compañeros conjeturaban sobre su vida, pero nadie sabía nada a ciencia cierta. 
Nunca se le veía con prisa por salir, no hablaba de su familia, ni de sus aventuras o amores, ni de sus amigas o amigos. No hablaba por teléfono con nadie y, aunque era correcta con todo el mundo, nunca había sido social con el personal.

Pero eso era en su vida "de fuera", como le gustaba llamarla. Esa vida que servía para pagar las facturas; la que le convertía en una persona "normal"; la que había estudiado; la que le aportaba una rutina de la que huir.

Pero ella tenía…