Ir al contenido principal

Apostando...

La gente cambia, las circunstancias cambian, el mundo cambia.
En nosotros está tomar las decisiones para acomodarnos a los cambios de nuestro alrededor.

Hay veces en las que los cambios nos chocan y nos desconciertan, pero entonces recapacitamos y nos adaptamos.

A mí me ha pasado en muchas ocasiones, por lo que los cambios me perturban poco.
Lo que más me cuesta es adaptarme a los cambios en las personas.

Por norma, aunque reconozco que no es la mejor manera, suelo poner en alto a las personas con las que trato y, según va pasando el tiempo, las subo o las bajo en mi escala de valores.

Me ha pasado (no hace mucho) que una persona a la que consideraba amiga, y por la que había apostado en varias ocasiones, se ha caído con todo el equipo. Yo veía que no se comportaba precisamente como creo que debe hacerlo una amiga, pero le apoyaba y le ayudaba cuando me lo pedía, y le animaba y le oía, hasta que me cansé y me día cuenta de todo el tiempo que había perdido en esa persona.

Por otro lado, hay otra amiga a la que había descuidado por mil chorradas, con la que me había enfadado por pequeñas tonterías.
A esta última un día de meditación (sabado por la noche haciendo zapping para ver si había algo decente para ver en la tele) pensé en ella, en lo que suponía para mí, y valoré que era más importante, si la consideraba realmente mi amiga y por lo tanto la quería en mi vida. O por el contrario, agradecía los buenos momentos pero la dejaba escapar...

Aposté por ella (por el lote completo ;) y ha sido una de las mejores decisiones de este año. Me ha demostrado que, a pesar de todo, para ella también soy alguien importante, que el cariño es mutuo y que la amistad es tan importante para ella como para mí.


Gracias Anita, me siento ganadora en esta apuesta.....  

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA TELEOPERADORA DEL BANCO SANTANDER.

Debo dinero. Voy con retraso en los pagos de la hipoteca, que tengo en el Banco Santander, porque el "iluminado" del director de mi oficina no hizo bien su trabajo (o no sabe utilizar la calculadora) y cuando se suponía que me iba a ayudar a solucionar un problema, me metió en otro peor.
Desde hace unos meses, me llama unas 20 veces al día, el departamento de recobros del Santander. Al principio les contestaba, les explicaba la situación, les indicaba el día en que podría hacer un ingreso, etc. Siempre con la amabilidad que me carácteriza. Entre otras cosas, porque entiendo que es su trabajo y se supone que no hay nada personal en su llamada.
Después de encontrarme con varias teleoperadoras de lo más borde, maleducadas y groseras que no solo no atendían a razones, si no que además se molestaban en tratarme como si yo fuera una vividora y mala persona. Dejé de cogerles el teléfono a pesar de que empiezan las llamadas a las 8 de la mañana y la última llamada es sobre …

#HoySoy YO

Me llamaban rebelde, de pequeña. No sé porqué

Ya que nunca fui de esas rebeldes que se encaran a nadie, no tenía el valor suficiente para hacerlo. 
Era de esas rebeldes que parece que obedecen, pero acaban haciendo lo que quieren. Así... discretamente. 

Es algo innato, un toque de supervivencia imagino. 

Cada uno crece y evoluciona como puede, o como le dejan. 

Ya adolescente, aprendí a usar mis "armas de mujer", que ahora, visto en la distancia, suena taaaan feo... 

La verdad es que nunca me he declarado abiertamente feminista. Ni bisexual, ni escritora, ni sincera, ni tantas cosas que soy. 
Supongo que porque no he tenido la necesidad de hacer ese tipo de declaraciones. 

Pero será por la edad, o por la seguridad en mí misma, que me ha costado más de cuarenta años conseguir, que ahora no me importa hacerlas. 

Sigue sin ser una necesidad, pero ya no guardo mi ser en la intimidad de mi familia y amigxs. 

Quizás también tenga mucho que ver, el tener a mi lado a unas grandes mujeres, que…

#HoySoy Rebeca, madre de Alicia, policía.

No te quiero engañar, me siento muy orgullosa de mi hija. Aunque me sorprende que Alicia haya decidido ser policía, y sufro un constante miedo por ella. 

Todas las madres sufrimos por nuestros hijos, lo sé, soy consciente. 

No sólo queremos lo mejor para ellos, si no que también queremos evitarles cualquier sufrimiento. Su felicidad se acaba convirtiendo en nuestra principal prioridad. 

Y no sé cómo llevo la felicidad de mi hija. 


Por un lado está tan guapa con su uniforme... Su sonrisa se esconde debajo de esa gorra, y la apaga cuando camina por la calle, junto a su compañero. 

Por el otro... corre tanto riesgo.. 

No sólo el riesgo de un atentado, de que un criminal la mate. Que es terrible, que me asusta, pero entiendo que es parte de su trabajo. 
Lo que no entiendo, ni entenderé nunca, es el ataque gratuito que recibe por parte de esas personas a las que cuida y protege. 

Me enfado, me enfado mucho, y gritaría cuatro cosas bien dichas a esa gentuza. Pero ella siempre me calma. Me dice que …