Ir al contenido principal

Educación secundaria.

Hola,

Hoy ha sido día de recogida de notas, en el instituto de mi hija mayor.

Ha aprobado el curso, poniéndose las pilas en el último trimestre (las advertencias surgieron efecto...).

Convivir con una adolescente como es mi hija, en plena edad del pavo, llena de contrariedades y problemas sociales, me hace valorar en mucho el trabajo de sus maestros.

No debe ser fácil tratar con veinte niñ@s de una clase, de los cuales cinco estudian por vocación y el resto por obligación.

Pero en el día de hoy, me ha llamado mucho la atención, ver que de las cuatro clases que componen 2º de E.S.O. si unimos los niños que han repetido de cada clase, tendremos el total de una clase completa repetidora.

Eso me ha dado que pensar, hay algo que falla.

Los chavales, como he dicho antes, están en una edad dificil, muy confusos con todo, a pesar de ser el momento en el que deben empezar a decidir hacia donde quieren orientar sus estudios.

Y los maestros, es posible que no tengan las herramientas necesarias, para poder ejercer su labor de forma satisfactoria.

Pero está claro, que el índice de repetidores es demasiado alto.

Mi opinión personal, es que los maestros no están lo suficientemente motivados en la enseñanza, y/o no saben bien como motivar a sus estudiantes en las distintas asignaturas.

Mi hija, por ejemplo, está encantada con su profesor de Matemáticas, porque no solo les imparte clase, sino que además se molesta en que lo entiendan, con metáforas, con chistes o con un poco más de su tiempo si es necesario.

He podido comprobar en primera persona, como los profesores reciben de buena gana sugerencias sencillas para motivar a sus alumnos y, por los motivos que sean, esas sugerencias se quedan en un quizás/algún día...

No quiero decir que toda la culpa sea suya, los padres (entre los que me incluyo) tenemos demasiados problemas "reales" y nos resulta muy dificil dedicarles todo el tiempo que realmente necesitan nuestros adolescentes, para poder motivarles y ayudarles en sus estudios.

Faltan medios? Falta formación para maestros? Falta comunicación centro/familia?
Falta algo, pero mientras no se haga un verdadero esfuerzo entre todos, se resienten los resultados académicos del futuro del pais.

CONTINUARÁ...

Comentarios

  1. Son funcionarios, que esperas... =P

    Es broma, la educación tiene que ir a medias entre centro educativo y casa, pero si nuestras jornadas laborales impiden que podamos dedicarle más tiempo a nuestros hijos pues ya tenemos uno de los pilares que fallan.

    Luego súmale lo politizada que está la educación, la escasa motivación del profesorado -sobretodo si ya lleva ciertos años en la docencia y se metió ahí sin vocación-, los pocos recursos de que disponen, la masificación de aulas, etc.

    Y aun tienes suerte de que a los de 2º de la ESO nos les evalúan en función de aprobados, que sino sólo repetían 3 o 4, no sea que alguno tenga que justificar porqué ha suspendido la mitad de la clase...

    Si te sirve de algo, cuando yo iba a 8ºEGB (lo que sería ahora 2º ESO) también debió repetir la mitad -el equivalente a una clase-, pero como 8º de EGB desaparecía les dejaron pasar a todos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Siempre se agradece un comentario, siéntete libre de opinar :)

Entradas populares de este blog

LA TELEOPERADORA DEL BANCO SANTANDER.

Debo dinero. Voy con retraso en los pagos de la hipoteca, que tengo en el Banco Santander, porque el "iluminado" del director de mi oficina no hizo bien su trabajo (o no sabe utilizar la calculadora) y cuando se suponía que me iba a ayudar a solucionar un problema, me metió en otro peor.
Desde hace unos meses, me llama unas 20 veces al día, el departamento de recobros del Santander. Al principio les contestaba, les explicaba la situación, les indicaba el día en que podría hacer un ingreso, etc. Siempre con la amabilidad que me carácteriza. Entre otras cosas, porque entiendo que es su trabajo y se supone que no hay nada personal en su llamada.
Después de encontrarme con varias teleoperadoras de lo más borde, maleducadas y groseras que no solo no atendían a razones, si no que además se molestaban en tratarme como si yo fuera una vividora y mala persona. Dejé de cogerles el teléfono a pesar de que empiezan las llamadas a las 8 de la mañana y la última llamada es sobre …

Ser mujer negra en España, gracias Desirée

No soy una mujer blanca.

Por mi nacimiento, en Perú, soy lo que personas que me quieren mucho denominan "panchi". Sí, aunque sea algo que dicen con todo el cariño del mundo, molesta mucho.

El caso es que llevo en Catalunya desde antes de tener conciencia, por lo que cuando alguien me pregunta de dónde soy, siempre digo que soy "de aquí". Me miran raro, con suspicacia, pero son pocos los que se atreven a preguntar mucho más.
Si alguien insiste, y digo que nací en Perú, me encuentro con paridas del tipo "pues hablas muy bien el catalán" o "¿Y cómo se habla allí?" a lo que normalmente suelto alguna respuesta jocosa del tipo "en cambio tu no, para ser de aquí" o "pues pronunciando una palabra detrás de otra...".

He sufrido el racismo, aunque según a quien le cuentes "nada grave", porque no he recibido ninguna paliza por el color de mi piel. Han sido más bien microracismos, unas cuantas paradas de la policía en mi juvent…

#OrigiReto2018 febrero. El hombre del maletín.

Hola¡¡ 

Este es mi historia del #OrigiReto2018 en el que participo. Si quieres saber de lo que hablo, lo encuentras aquí: #OrigiReto2018
Esta vez he elegido: Crea un relato que suceda en una carretera durante la noche.
Espero que te guste... 


Leyre no era una novata como otras. Se había criado en un camión, en brazos de su madre, y acompañando siempre que podía a su padre. Conocía las carreteras como pocos, y encontraba el placer de la soledad del conductor en cada uno de los kilómetros recorridos.
Curiosamente su padre se había disgustado mucho, cuando le comentó que se estaba sacando el carnet de tráiler. No lo esperaba de él, que siempre le había apoyado en todas sus aventuras. Y en cambio, su madre, que por motivos de salud tuvo que dejar de acompañar a su padre, le insistió en hacer de algo que le encantaba, su profesión.
— No tienes ni idea de la cantidad de peligros que puedes encontrarte en la carretera. En especial, siendo mujer. — había sentenciado su padre. Esa coletilla el “en…