Ir al contenido principal

Historias de miedo....

Hola,

Tengo la gran suerte de vivir muy cerca del campo.

Tan cerca, que solo tengo que cruzar un puente y estoy en la montaña, dentro del maravilloso circulo del Montseny.

En el pueblo, una vez que cruzas el puente, hay una fuente que emana un agua bueniiiiisima, fresca y clara.

El lugar en el que está emplazada la fuente, es el típico sitio que utilizan los adolescentes para contarse historias de miedo al atardecer en primavera.

Es curioso ver como mi hija mayor y sus amigos, se cuentan las mismas historias que nos contábamos nosotros con su edad.

La chica de la curva de la carretera, que cuando alguna buena persona la recogía (unos kilómetros antes, claro) al llegar a la curva gritaba y desaparecia...

La zancuda, una niña que sus padres habían vendido a una empresa para que experimentasen con ella, cortándole las piernas y cosiéndole las patas de unos insectos mutantes....

El loco del bosque, que vive en las entrañas de la montaña y que solo baja cerca de la civilización cuando se acerca el aniversario de la muerte de su hijo y busca venganza llevándose a los niños del lugar....

Y mil historias más....

En fin, que han modificado pequeños detalles adecuándolos al tiempo actual para que sean más creibles, pero siguen siendo las mismas leyendas urbanas que oíamos de niños, contadas por los adolescentes que querian que los dejásemos tránquilos.

A mi me encantaba inventarme ese tipo de historias, y la verdad es que se me daba bastante bien, (eso de leer a Stephen King con 12 años ayudó algo...) por lo que cuando les cuento alguna a los amigos de mi hija siempre tenemos que acompañarlos a casa.....jejej.

Lo increible, es que todos estos adolescentes de los que hablo, han visto toda la saga de peliculas como Saw, cruel hasta la saciedad (yo no he sido capaz de ver ni una sola) y en cambio a la que escuchan una historia absurda, pero que tienen que imaginar tiemblan como hojas.

Definitivamente nuestros adolescentes necesitan trabajar más su imaginación....

CONTINUARÁ...

Comentarios

  1. Jajajajajaj, pero que manía le has pillado a los pobres adolescentes!!!

    La verdad es que las pelis esas rollo Saw y compañía a mí tampoco me molan nada, aparte de ser guiones absurdos, ver vísceras, sangre y toda la mierda me quita las ganas de verlo.

    Pero si tuviera 10 años menos lo vería, ¿porqué? pues porque es como una prueba de valor, si no lo ves eres un "crío" y un "cagao", así que tienes que verlo por huevos, aunque sea una mierda, o aunque les de más miedo que tus historias de terror.

    Que suerte no seguir siendo adolescente...

    Yo nunca tuve gran habilidad para contar historias de miedo, una vez me forzaron a contar algunas unos críos (yo tenía unos 14 y ellos unos 9-12) y no conseguí ni que se lo tomaran en serio... =(

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Siempre se agradece un comentario, siéntete libre de opinar :)

Entradas populares de este blog

LA TELEOPERADORA DEL BANCO SANTANDER.

Debo dinero. Voy con retraso en los pagos de la hipoteca, que tengo en el Banco Santander, porque el "iluminado" del director de mi oficina no hizo bien su trabajo (o no sabe utilizar la calculadora) y cuando se suponía que me iba a ayudar a solucionar un problema, me metió en otro peor.
Desde hace unos meses, me llama unas 20 veces al día, el departamento de recobros del Santander. Al principio les contestaba, les explicaba la situación, les indicaba el día en que podría hacer un ingreso, etc. Siempre con la amabilidad que me carácteriza. Entre otras cosas, porque entiendo que es su trabajo y se supone que no hay nada personal en su llamada.
Después de encontrarme con varias teleoperadoras de lo más borde, maleducadas y groseras que no solo no atendían a razones, si no que además se molestaban en tratarme como si yo fuera una vividora y mala persona. Dejé de cogerles el teléfono a pesar de que empiezan las llamadas a las 8 de la mañana y la última llamada es sobre …

#OrigiReto2018 febrero. El hombre del maletín.

Hola¡¡ 

Este es mi historia del #OrigiReto2018 en el que participo. Si quieres saber de lo que hablo, lo encuentras aquí: #OrigiReto2018
Esta vez he elegido: Crea un relato que suceda en una carretera durante la noche.
Espero que te guste... 


Leyre no era una novata como otras. Se había criado en un camión, en brazos de su madre, y acompañando siempre que podía a su padre. Conocía las carreteras como pocos, y encontraba el placer de la soledad del conductor en cada uno de los kilómetros recorridos.
Curiosamente su padre se había disgustado mucho, cuando le comentó que se estaba sacando el carnet de tráiler. No lo esperaba de él, que siempre le había apoyado en todas sus aventuras. Y en cambio, su madre, que por motivos de salud tuvo que dejar de acompañar a su padre, le insistió en hacer de algo que le encantaba, su profesión.
— No tienes ni idea de la cantidad de peligros que puedes encontrarte en la carretera. En especial, siendo mujer. — había sentenciado su padre. Esa coletilla el “en…

#OrigiReto2018 Enero 1 / El día que una chiquilla acabó con un genocidio en potencia

Este es un post para el #OrigiReto2018 en el que quiero participar. Aunque es el primero, y ya estoy descalificada. Pero es que me he lanzado a escribir, y cuando me he dado cuenta tenía 2000 palabras escritas. Y claro, he recortado, pero me sigo pasando de palabras. Y creo que si resumo más, o recorto más, dejará de gustarme. Y oye, pues que quiero que me guste, aunque quiero que también te guste a ti. 

Si quieres saber de lo que hablo, tienes toda la información aquí: 
#OrigiReto2018l


—Hoy os voy a contar la historia más importante de nuestra historia moderna. Aunque resulta que yo tengo información privilegiada, porque conocí a alguien que estuvo en ese preciso momento. Así que si me dejáis, os lo voy a contar de la misma manera en la que me lo contaron a mí. ¿De acuerdo?

Atenúo las luces. En ese instante, ya no estoy en la sala con ellos, estoy en el salón de mi casa, sentada a los pies de mi abuela en su butacón favorito. 

Siempre risueña, siempre rebelde. Mi padre trayéndole una taza…