Ir al contenido principal

Vecinos

¿Quien no tiene un vecino ruidoso?

Solo aquellos afortunados que viven en una casa a cuatro ventos en el campo o en una urbanización.

Yo soy como el resto de mortales, vivo en un piso, y para más inri en una planta baja.

Es increible la cantidad de ruidos que podemos llegar a oir en la noche.

Principalmente porque es la franja horaria en la que se está en casa, deseando descansar...

Llego a mi casa sobre las nueve menos cuarto de la noche, hablo con mi familia mientras cenamos y a la hora y media, más o menos, mis hijas nos dan las buenas noches y se van a dormir.

Cinco minutos después suelen estar en brazos de Morpheo.

Ese es quizás uno de los mejores momentos del día, cuando me siento en el sofá con mi marido y nos preparamos una infusión mientras vemos alguna serie en la tele y entonces...

Los niños de al lado (que lógicamente no saben que ya deberían estar en la cama) empiezan a gritar peleándose por el mando de la consola o por la tele o vete a saber, empiezan a funcionar todas las lavadoras del edificio (en esto también colaboro yo, que el recibo de la luz es muy caro), la pequeña de arriba decide que no se quiere bañar y pelea a gritos con su madre mientras corre por todo el piso tirando todo lo que tiene a mano (o al menos esa es la sensación que dá).

Asi que decidimos irnos a la cama, y cuando estamos en el mejor sueño, de nuevo, las lavadoras se ponen de acuerdo para el centrifugado, la pequeña de arriba decide que ya hemos dormido lo suficiente y se dedica a gritar y botar una pelota (no sabrán sus padres para que sirven las estanterias altas...) mientras los padres corren para calmarla y se pelean enre ellos por ver quien la está malcriando (¡¡¡¡ SOYS LOS DOS!!!).

La vecina de más arriba se desvela y decide que es buena hora para pasar la aspiradora, la de al lado prefiere ducharse y a todo eso nosotros ya estamos de los nervios.

Asi que nos levantamos a ver que las niñas siguen dormidas (benditas ellas que tienen un sueño tan profundo) y nos metemos en la cama de nuevo esperando a que nos toque la loteria para comprarnos una casa a cuatro vientos y alquilar el piso a un circo o a un grupo de heavy malo malisimo que haga que nuestro vecinos se acuerden de nosotros, como nosotros nos acordamos de sus familiares....

CONTINUARÁ...

Comentarios

  1. Jajajajajaj, mi madre es una maniática del ruido, no puede dormir como suene una mosca, y siempre se está peleando con los vecinos por el ruido (el de los perros en los balcones, el niño pequeño de arriba correteando, o los de abajo, que ahora ya se han ido pero antes ponían la música a toda hostia).

    En general no hay tanto ruido, no sé si gracias a mi madre, pero si le tocase vivir en tu piso le daba algo. Eso sí, los pisos bajos son peores, porque la gente al entrar y salir del edificio suele hacer bastante ruido, como cuando alguien viene un sábado a las 4AM de fiesta pegando gritos... al menos en mi bloque a los pobres que viven abajo les tiene que tocar mucho la moral.

    Si te sirve de algo, mi madre hace años que usa tapones para los oídos para poder dormir ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Siempre se agradece un comentario, siéntete libre de opinar :)

Entradas populares de este blog

LA TELEOPERADORA DEL BANCO SANTANDER.

Debo dinero. Voy con retraso en los pagos de la hipoteca, que tengo en el Banco Santander, porque el "iluminado" del director de mi oficina no hizo bien su trabajo (o no sabe utilizar la calculadora) y cuando se suponía que me iba a ayudar a solucionar un problema, me metió en otro peor.
Desde hace unos meses, me llama unas 20 veces al día, el departamento de recobros del Santander. Al principio les contestaba, les explicaba la situación, les indicaba el día en que podría hacer un ingreso, etc. Siempre con la amabilidad que me carácteriza. Entre otras cosas, porque entiendo que es su trabajo y se supone que no hay nada personal en su llamada.
Después de encontrarme con varias teleoperadoras de lo más borde, maleducadas y groseras que no solo no atendían a razones, si no que además se molestaban en tratarme como si yo fuera una vividora y mala persona. Dejé de cogerles el teléfono a pesar de que empiezan las llamadas a las 8 de la mañana y la última llamada es sobre …

#HoySoy YO

Me llamaban rebelde, de pequeña. No sé porqué

Ya que nunca fui de esas rebeldes que se encaran a nadie, no tenía el valor suficiente para hacerlo. 
Era de esas rebeldes que parece que obedecen, pero acaban haciendo lo que quieren. Así... discretamente. 

Es algo innato, un toque de supervivencia imagino. 

Cada uno crece y evoluciona como puede, o como le dejan. 

Ya adolescente, aprendí a usar mis "armas de mujer", que ahora, visto en la distancia, suena taaaan feo... 

La verdad es que nunca me he declarado abiertamente feminista. Ni bisexual, ni escritora, ni sincera, ni tantas cosas que soy. 
Supongo que porque no he tenido la necesidad de hacer ese tipo de declaraciones. 

Pero será por la edad, o por la seguridad en mí misma, que me ha costado más de cuarenta años conseguir, que ahora no me importa hacerlas. 

Sigue sin ser una necesidad, pero ya no guardo mi ser en la intimidad de mi familia y amigxs. 

Quizás también tenga mucho que ver, el tener a mi lado a unas grandes mujeres, que…

La pintora solitaria #Cuento

.craig / Foter / CC BY-NC-ND
Pareciese que nunca había sido feliz; que nunca hubiese sonreído libremente. 

Alba pasaba desapercibida en el gran restaurante, a pesar de ser la pastelera de uno de los restaurantes de postín de su ciudad. 
Menuda, rubia, de un blanco de piel que podríamos calificar de pálido, labios finos, ojos claros pero discretos.
Discreta.... esa es la definición perfecta para ella, una personita discreta.

Sus compañeros conjeturaban sobre su vida, pero nadie sabía nada a ciencia cierta. 
Nunca se le veía con prisa por salir, no hablaba de su familia, ni de sus aventuras o amores, ni de sus amigas o amigos. No hablaba por teléfono con nadie y, aunque era correcta con todo el mundo, nunca había sido social con el personal.

Pero eso era en su vida "de fuera", como le gustaba llamarla. Esa vida que servía para pagar las facturas; la que le convertía en una persona "normal"; la que había estudiado; la que le aportaba una rutina de la que huir.

Pero ella tenía…