Ir al contenido principal

Educación hoy

Hola:


Soy lectora de un periódico y veo muchas y variadas noticias sobre las leyes de educación.


Como todas las leyes hay quien está a favor y quien está en contra.

No conozco detalladamente la ley que ahora trae de cabeza al sector docente ni al alumnado, yo, como la mayoría, solo puedo ver el día a día de mis hijas.

La mayor ya es una adolescente, con todos los síntomas habituales de su edad.

También tengo un sobrino de 16 años que está estudiando bachillerato.

Y lo que me preocupa realmente es el tipo de educación que les están ofreciendo en estos momentos.

A mi parecer, es pobre, realmente pobre.

No tengo ni idea para que me hacen gastar una cantidad exagerada de dinero, en libros y material escolar cuando sus bases són tristemente escasas.

Lógicamente no puedo evitar las comparaciones, con los de mi quinta se usaba " la letra con sangre entra" y como madre no quiero eso para mis hijas ni mucho menos.

Pero me resulta impactante que yo, con solo los estudios básicos ,lo que conocíamos por E.G.B, sin terminar, a los 13 años tuvese más cultura general que los adolescentes de 18 años.

Y que conste que fuí a colegios del estado de los normalitos y como digo tuve que dejar los estudios a los 11 años para trabajar.

No culpo a los profesores, al contrario, los admiro.
Yo no sé, si tendria valor para enfrentarme a 20 adolescentes, "vacilones" y con pocas ganas de nada que no sea tontear.

Pero cuando recibo mails, de estos graciosos en los que los profesores ponen preguntas con las respuestas completamente rocambolescas de sus alumnos, y se me ocurre hacer esa misma pregunta con un resultado igual de terrible, a alguno de los mios o de sus amigos, me entristece ver que los años en el colegio y el instituto se convierten en años perdidos.

Recuerdo que en el colegio, cada trimestre, nos llevaban de ecursión a algún museo. En Barcelona hay una gran variedad.

En los años escolares de mis hijas, las pequeñas han ido al Museo Gaudi, una vez y al Museo del Chocolate. Una vez han ido las tres en la escuela al Acuarium y como 5 veces al Zoo. El resto de ecursiones son salidas al campo (curiosamente donde vivimos, solo hay que cruzar un puente para estar en pleno bosque).

En cuanto a la información que nuestros adolescentes deben recibir en el instituto, además de las asignaturas normales,y de las nuevas (Educación emocional, por ejemplo) me llama la atención que un adolescente de 16 años, no sepa quien fué Velazquez o quien era Franco.

Considero que nuestros adolescentes están en serio peligro de convertirse en adultos ignorantes y orgullosos de serlo.

CONTINUARÁ...

Comentarios

  1. Todo depende de cómo se mire, en algunas cosas no estamos tan mal (racismo, xenofóbia, homofóbia) y en otras quizás se pierda algo (humanismo).

    Este verano estuve en el pueblo y en la única discoteca que quedaba abierta entraban los chavalines de 14-15 años, como siempre (yo ya me colaba con 12 años...).

    Es curioso, la generación anterior a la de mi hermano se metía de todo: rayas, porros, tabaco, alcohol. La de mi hermano pasó de las rayas, mi generación pasó de los porros y la siguiente ha pasado del tabaco. Sólo queda el alcohol... y tampoco se ponían ciegos.

    Ojo, que en mi generación también fumemos porros, pero nosotros fumábamos alguno, la de mi hermano se fumaba el monte...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Siempre se agradece un comentario, siéntete libre de opinar :)

Entradas populares de este blog

LA TELEOPERADORA DEL BANCO SANTANDER.

Debo dinero. Voy con retraso en los pagos de la hipoteca, que tengo en el Banco Santander, porque el "iluminado" del director de mi oficina no hizo bien su trabajo (o no sabe utilizar la calculadora) y cuando se suponía que me iba a ayudar a solucionar un problema, me metió en otro peor.
Desde hace unos meses, me llama unas 20 veces al día, el departamento de recobros del Santander. Al principio les contestaba, les explicaba la situación, les indicaba el día en que podría hacer un ingreso, etc. Siempre con la amabilidad que me carácteriza. Entre otras cosas, porque entiendo que es su trabajo y se supone que no hay nada personal en su llamada.
Después de encontrarme con varias teleoperadoras de lo más borde, maleducadas y groseras que no solo no atendían a razones, si no que además se molestaban en tratarme como si yo fuera una vividora y mala persona. Dejé de cogerles el teléfono a pesar de que empiezan las llamadas a las 8 de la mañana y la última llamada es sobre …

#HoySoy YO

Me llamaban rebelde, de pequeña. No sé porqué

Ya que nunca fui de esas rebeldes que se encaran a nadie, no tenía el valor suficiente para hacerlo. 
Era de esas rebeldes que parece que obedecen, pero acaban haciendo lo que quieren. Así... discretamente. 

Es algo innato, un toque de supervivencia imagino. 

Cada uno crece y evoluciona como puede, o como le dejan. 

Ya adolescente, aprendí a usar mis "armas de mujer", que ahora, visto en la distancia, suena taaaan feo... 

La verdad es que nunca me he declarado abiertamente feminista. Ni bisexual, ni escritora, ni sincera, ni tantas cosas que soy. 
Supongo que porque no he tenido la necesidad de hacer ese tipo de declaraciones. 

Pero será por la edad, o por la seguridad en mí misma, que me ha costado más de cuarenta años conseguir, que ahora no me importa hacerlas. 

Sigue sin ser una necesidad, pero ya no guardo mi ser en la intimidad de mi familia y amigxs. 

Quizás también tenga mucho que ver, el tener a mi lado a unas grandes mujeres, que…

La pintora solitaria #Cuento

.craig / Foter / CC BY-NC-ND
Pareciese que nunca había sido feliz; que nunca hubiese sonreído libremente. 

Alba pasaba desapercibida en el gran restaurante, a pesar de ser la pastelera de uno de los restaurantes de postín de su ciudad. 
Menuda, rubia, de un blanco de piel que podríamos calificar de pálido, labios finos, ojos claros pero discretos.
Discreta.... esa es la definición perfecta para ella, una personita discreta.

Sus compañeros conjeturaban sobre su vida, pero nadie sabía nada a ciencia cierta. 
Nunca se le veía con prisa por salir, no hablaba de su familia, ni de sus aventuras o amores, ni de sus amigas o amigos. No hablaba por teléfono con nadie y, aunque era correcta con todo el mundo, nunca había sido social con el personal.

Pero eso era en su vida "de fuera", como le gustaba llamarla. Esa vida que servía para pagar las facturas; la que le convertía en una persona "normal"; la que había estudiado; la que le aportaba una rutina de la que huir.

Pero ella tenía…