martes, 14 de febrero de 2017

#HoySoy Sofía Steele

Es increíble que mi amiga Nerea no quiera venir. 

No entiendo que le pasa por la cabeza. Quizás sí que quiere venir, pero le da vergüenza, 
O quizás va de sobrada, de intelectual... sí... ahora, con nosotras, conmigo, como si no supiera que ella lee cosas hasta más fuertes. 

A lo mejor es eso, que le parece demasiado suave... 

¡ Que va! Al igual eso es suave. Lo que es más fuerte, ya no es normal. 

Una cosa es que apetezca un poco de picardía, incluso de algún azotito.. Pero de ahí a esos golpes que se dan... Eso no puede ser normal. Esa gente debe tener algún tipo de problema mental.

Además, no lo entiende. Esta historia no es de sexo fuerte. 

Es una historia de amor

De cómo el amor puede cambiar a las personas. Hacer de un hombre que lo tiene todo, pero que es desgraciado, quiera estar y cambiar con una chica que está dispuesta a ayudarle. A ser como realmente es

Porque sé que él no es así, es la falta de un cariño como dios manda, lo que hace que se comporte así. 

Y Anastasia es... tan dulce. 

Tan inocente, pero a la vez inteligente. Sabe que le quiere, está completamente enamorada de él, y sabe que puede cambiarlo. 

Lo sabe, lo sé. 

Me he leído todos los libros, y no una sola vez. 

Sé lo que va a pasar, conozco los personajes como si fuesen parte de mi propia historia. 

Y estoy deseando ir a ver la película. 

Ya lo tenemos planeado. Vamos las 4, porque Nerea ha dicho que ella no paga para ver esa película. Cómo si fuese alguien... 

En fin. Anastasia me recuerda tanto a mí. Si me hubiera cruzado con Christian en su momento, esta historia sería la mía. 

Pero tuve mala suerte en el amor. Y fuí a dar con el imbécil de mi ex. 

Si lo llego a saber entonces.... 

Por suerte, saqué de esa jodida relación a mis hijos. Que son mi vida, desde que nos divorciamos. 

Y de nuevo, con esta historia, vuelvo a encontrar sentido al amor. 

Así me pasaré el 14 de febrero, sabiendo que en algún lugar, hay un Christian esperando a Sofía Steele. A mí....


lunes, 30 de enero de 2017

Derecho a la mediocridad

Me considero una mujer creativa, aunque no llamativa. 

Me gusta hacer cosas diferentes, probar nuevos caminos, rutas desconocidas. Tener ideas locas, o jugar con lo que me rodea. 

Amo jugar. 

Me gusta darle la vuelta a lo que veo, a lo que oigo, a lo que siento, y encontrar perspectivas diferentes en todo. 

Y quien me conoce, lo sufre sabe. Aunque no me gusta llamar demasiado la atención. Quizás, porque no lo necesito. Quizás, porque mi timidez me lo impide. Quizás... ves a saber....

Y no soy la única. Por suerte, me encuentro cada día con personas de lo más creativas. Personas que, sin darse cuenta, dibujan las historias "normales", de forma que pueden escribirse como grandes novelas. 
Personas que, disfrutando de algo que les llena, encuentran un modo diferente de ser "normales". 

Personas a las que admiro profundamente, debo decir. 

Pero hoy, no quiero hablar de esas personas. 
Hoy quiero hablar, de esas otras personas a las que no se les tiene en cuenta. 
Hoy quiero hablar de aquellos que son felices siendo mediocres. 

Sí. La creatividad está muy bien vista. Muy valorada de "puertas afuera". Pero en la realidad, su hermana modosa, la mediocridad, es la fuerte de la casa. 

La mediocridad es el pan de cada día. Es la excusa para ser "normal". 

Y ¿sabes qué? Que pienso que sí. Que hay que romper una lanza por los mediocres. 
Por aquellos que luchan por su derecho a la mediocridad. Aunque a veces hayan sacrificado a personas creativas en su necesidad de "normalidad". 

Porque ¿quién soy yo para decir a nadie cómo debe ser? 
¿Quién es nadie, para hacer destacar a quien no quiere destacar "de esa manera"? 
¿Quién puede pretender, que un mediocre rompa con su rutina?

Que sí, que es muy bonito eso de ser creativo, pero "los clientes no lo entienden" "resta profesionalidad" "habrá a quien no le guste". Y si no, que se lo digan a personitas creativas que decidieron darse a conocer, como puede ser Picasso (por poner un ejemplo rápido).

Hay que defender el derecho a la mediocridad. A ser lo que se cree que se espera que sea. 
Debemos entender que ser mediocre no es malo, es simplemente ser mediocre. 
Que hay muchos pecados en el mundo, y ser mediocre, no es uno de ellos. 

Y que quien quiere ser mediocre, tiene sus motivos, y sus recompensas. 

Porque ser mediocre, un día de estos, se pondrá de moda.... ya verás. 



martes, 3 de enero de 2017

Mejor o peor, pero siempre personas.

Me encanta debatir. 

Es algo que me ha gustado siempre. Eso del intercambio de opiniones, de visión, es algo que me nutre mucho. 

Últimamente me encuentro debatiendo a menudo, ya que tengo la suerte de tener a mi alrededor, personas muy despiertas, que se hacen preguntas continuamente, y que disfrutan compartiendo sus inquietudes. 

Y hoy me apetece hacerte llegar una observación. 

Es algo que repito, creía que siendo consciente, pero la verdad es que no he sido consciente hasta ahora. 

Todo, lo bueno, lo malo, lo que creemos, lo que nos rompe los esquemas, lo que nos rodea, lo que nos estimula.... TODO, tiene que ver con las personas. 

La naturaleza, la vegetación, ya no es libre. Las personas decidimos cuándo sembrar, cómo hacerlo, dónde, por qué, con qué fin.... Qué debe sobrevivir, y qué no. 
Si una planta es buena para curar una enfermedad, se la apropiará una empresa farmacéutica, dirigida por personas, que nunca van a tener problemas de salud, o que si los tienen, podrán pagar los costes de utilizar esa planta, que un día nació libre y se brindó al mundo. 

Los animales, no son libres. Aquellos que aparentan serlo, están controlados por personas. Y los que no se pueden controlar, han sido diezmados o extinguidos. 
Decidimos cuales son "buenos" o "malos". Dependiendo de los intereses de cada uno, serán buenos para la caza, la alimentación, la protección, el cuidado, o el entretenimiento. 

El sol, la luna, los astros... ¿son libres? Sí, es algo sobre lo que todavía las personas no tenemos el control.... Todavía....

La religión, todos los manuales, libros y demás, han sido escritos por personas. 

Los gobiernos, los que prefieren mejorar a través de sus ciudadanos, o los que sólo quieren mejorar sus arcas... Personas.

La tecnología, que avanza según el interés de algunas personas.

La ciencia, que muestra o avanza en los campos que unas pocas personas permiten o marcan. 

La vida y la muerte.....  de una, o de millones de personas, están en manos de... personas...

Somos las personas quienes creamos, aceptamos, luchamos, perdemos o ganamos con nuestros actos. O peor aún, hacemos perder o ganar a otros, con la falta de actos... 

Somos parte del problema, cuando no somos capaces de luchar por la solución. 

Y no, esto no es una crítica a nadie en concreto. A todos, a mí. Es un pensamiento en alto, que no quiero que se me olvide. 

Somos personas, y tenemos intereses muy diferentes, prioridades distintas, y creencias dispares. Pero precisamente por ser personas, podemos mejorar nuestro entorno, siempre. 

Y muchas personas han pasado a ver el mundo, como una vaca ve pasar un tren. Sin saber qué es lo que están viendo. 



Mis pensamientos son eso, míos, No tienes que estar de acuerdo ni en contra. Así que si quieres comentar, no te cortes. ;) 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...